30 Aug
Servidores del Señor
por Cristo Vive |
Leído 2537 veces | Publicado en Compartir y Evang. de bienes Ultima modificacion el Miércoles, 19 de Septiembre de 2012 08:56
 
tamaño fuente reducir tamaño fuente aumentar tamaño fuente
Vota este articulo
(1 Voto)

TESTIMONIO -

 

La propuesta del Evangelio abarca, entre otras cosas, la administración de los bienes en todos sus aspectos: el estilo de vida, el compartir fraterno, la conformación de realidades civilizadoras nuevas, el compromiso con el desarrollo temporal de la experiencia que se tenga como comunidad eclesial, etcétera. En el Movimiento de la Palabra de Dios, como fruto de la evangelización integral de la vida, existe un servicio llamado Capital del Señor*. Presentamos 2 testimonios ("Servidores del Señor" y "El Compromiso del Diezmo") del desarrollo de este servicio y de la búsqueda personal en este compromiso.
 



Quien siembra con mezquindad, con mezquindad cosechará; en cambio, quien hace siembras generosas, generosas cosechas tendrá…” (Cf. 2 Corintios 9, 6).

 

Esta Palabra es la que el Señor depositó en nuestros corazones como servidores del Capital del Señor en San Francisco Solano y nos llevó a anunciar a todos los hermanos y a dar testimonio del obrar de Dios en el despojo de los bienes.
 

Solano es un Centro Pastoral joven: tenemos 15 años, por ende el servicio también es reciente. Y si bien las comunidades más antiguas en la Obra realizan sus aportes desde 1998, nunca faltaron las dificultades. Nuestra realidad socioeconómica siempre fue muy pobre. Muchos hermanos no tenían trabajo, y aquellos que lo tenían vivían al día con el dinero para ayudar a sus familias. Pese a ello, en el corazón del Centro siempre urgió la necesidad de sostener este servicio tan importante para la Obra y así lo hicimos aunque con aportes simbólicos mínimos.
 

El testimonio personal de los hermanos fue lo que más ayudó a generar una conciencia del aporte, el cual siempre se sostuvo mes a mes. Sin embargo, hace algunos meses, el Señor nos invitó a dar un paso más frente a la propuesta de compartir los bienes. Los hermanos iban creciendo, consiguiendo empleos y madurando en la fe, y la Palabra nos decía: “Dios, que proporciona la semilla al que siembra, le proporcionará también el pan para alimentarlo; a ustedes les multiplicará la semilla, y también hará crecer los frutos de su obras buenas. Siendo ricos de todo, estén listos para dar abundantemente, y nosotros lo transformaremos en acción de gracias a Dios” (Cf. 2 Cor 9, 10-11).
 

Así nos animamos a proponer realizar el diezmo, y desde el año pasado esto se comenzó a hacer concreto en una comunidad. Por otra parte, hermanos que nunca habían aportado comenzaron a hacerlo. Así llegamos al 2010 con aportes de casi todos, diezmos y ofrendas que mes a mes se multiplicaron.
 

En nuestros corazones Dios nos sigue revelando que no callemos sus inspiraciones y que no tengamos miedo de anunciar lo que el Espíritu nos propone. Dios no pone en nuestro interior mociones que no podamos concretar. ¡Alabado sea Jesucristo que, como Centro, nos hace un gran llamado a la generosidad!
 

Liliana Paz y Dino Niro

San Francisco Solano

Prov. de Buenos Aires
 

* El Capital del Señor está conformado con los aportes voluntarios y sostenidos a lo largo del tiempo de los miembros del Movimiento y desde él se responde a las necesidades económicas misionales de la Obra.

Publicado en la Revista Cristo Vive nº179.

 



Etiquetado en

Deje su Comentario