23 Aug
Tu cruz es mi cruz
por Cristo Vive |
Leído 1501 veces | Publicado en Cruz y entrega Ultima modificacion el Miércoles, 19 de Septiembre de 2012 09:00
 
tamaño fuente reducir tamaño fuente aumentar tamaño fuente
Vota este articulo
(0 votos)

ECOS DEL CURSILLO -

En el 2010 mis coordinadores me invitaron a hacer la Convivencia II de enero de 2011. Yo me pregunté si ese era el momento de hacerla… juntos discernimos que fuera a hacer la experiencia, pero en el trabajo no me dieron vacaciones para esa fecha. Al siguiente año, me invitaron nuevamente a hacerla.

Me preparé con tiempo para poder pedir las vacaciones, después de mucha lucha al llegar a fines de diciembre me dijeron que sí. Yo estaba muy contento porque podía hacer la Convivencia y le pedía la gracia al Señor de poder tener toda la disponibilidad en el corazón para orar y escucharlo.
 

Para contar qué hizo el Señor en mí esos días tengo que contar primero un poco de mi historia…
 

Jesús es “Señor de mi cruz” y siempre está a mi lado
 

Yo nací el 31 de diciembre de 1988, y al año y medio sufrí un accidente en el cual se prendió fuego el auto donde estaba con mi hermana de dos años y medio. Después de haber estado unos minutos en el auto, me sacaron. Fue un momento muy difícil porque a mi mamá le dijeron que no iba a sobrevivir… ¡gracias a Dios, hoy lo puedo contar! Quedé con un 70% de quemaduras en el cuerpo: en la cara, manos, espalda, piernas y brazos. Es una cruz que llevo… o, por lo menos, yo decía eso hasta hace un tiempo. Con el paso de los días de la Convivencia descubrí que Jesús siempre está conmigo y me dice constantemente: “Carlos, hijo mío, deja de cargar con tu cruz que es mi cruz”. Ahí me doy cuenta que Jesús es “Señor de mi cruz”, que siempre está a mi lado y que era yo el que no podía aceptarla como propia porque no me pertenecía.

A Jesús lo puedo reconocer como mi Señor en todos los aspectos de mi vida y, como novedad, lo descubro Señor de mis cruces.
 

Alabado sea el Señor Jesús. Amén.
 

Carlos Santoni

José C. Paz

Prov. de Buenos Aires

Publicado en la Revista Cristo Vive nº183.

 


Etiquetado en
1 comentario
  • Enlace comentario Luis Ferreira Domingo, 06 de Enero de 2013 22:47 Publicado por Luis Ferreira

    SENTI UN GRAN ASOMBRO POR LO QUE EL SEÑOR TE DIO. CON SEGURIDAD TE ESTABA AMANDO MUCHO. HAY QUE TENER MUCHA HUMILDAD PARA SOLTAR ESA CRUZ QUE NO TE PERTENECIA. DESDE EL LUGAR MAS SAGRADO DE VOS TE VINO ESA PAZ Y LIBERACION DE ALGO QUE YA NO CARGAS ENCIMA DESDE AQUEL MOMENTO.TU VIDA NO PUEDE SER LA MISMA LUEGO DE ESE HABLAR DEL SEÑOR.SIENTO ALEGRIA POR TANTO BIEN QUE EL HIZO EN VOS.GRACIAS POR COMPARTIRLO CONMIGO.NO LO VOY A OLVIDAR.

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Deje su Comentario