15 Jul
7 maneras creativas de enfrentar el Bullying
por Editorial |
Leído 126 veces | Publicado en Cristo Vive Nº208 Ultima modificacion el Viernes, 14 de Julio de 2017 22:31
 
tamaño fuente reducir tamaño fuente aumentar tamaño fuente
Vota este articulo
(0 votos)

NOTA.-

Por Lara Salinas



Entre las propuestas más novedosas para erradicar el acoso escolar, están en marcha leyes, programas educativos y eventos culturales para proteger la integridad física y psicológica de los adolescentes.


El estreno de la polémica serie 13 Reasons Why reavivó el debate en torno al bullying y a sus nefastas consecuencias. La Organización Mundial de la Salud sostiene que se trata de un tipo de acoso constante de parte de un chico hacia otro, lo que produce en la víctima el desasosiego, la falta de rendimiento escolar y, en algunos casos, autoflagelaciones e intentos de suicidio. 

Recientemente, la ONG Bullying Sin Fronteras publicó los datos que extrajo de una encuesta1 a niños, adolescentes y al personal educativo en países latinoamericanos. Más del 90% de los consultados reconocieron que el bullying estaba instalado en sus comunidades y uno de cada dos jóvenes que intervino en este estudio, tanto del nivel primario como del secundario, confesó que en algún momento había padecido algún tipo de acoso en la escuela. 

En Latinoamérica, actualmente se generan múltiples ideas en torno a qué hacer para detener esta alarmante situación. Entre otras, surgieron propuestas que buscan establecerse como políticas públicas, métodos educativos, espacios de difusión de la problemática y pautas de convivencia.


Ejercicios de meditación

Después de almorzar, los alumnos de la Escuela N° 97 “Federico García Lorca” de Montevideo, Uruguay, salen al patio para practicar Falun Dafa, una disciplina china tradicional y popular, que consta de un juego de ejercicios suaves acompañados por otros de meditación que brindan claridad mental y paz interna. Es una práctica que favorece la concentración y la relajación. 


En la escuela, los niños la incorporaron de forma maravillosa y no encontraron dificultades para aprenderla, ya que en el 2015 practicaban Tai Chi, otra serie de ejercicios orientales. La directora Silvia Blumberg manifiesta que con esta práctica los niños “se benefician no solo espiritualmente, sino biológicamente: se oxigenan y relajan e ingresan al aula enfocados y con otra actitud”. Gracias a esta actividad, entre los chicos cambió la manera de vincularse. Anteriormente, los cursos tenían serios problemas de concentración y de violencia social reflejada en el aula. Los cambios que hicieron este último año conmovieron a los directivos y a los docentes de la escuela.


El himno anti-bullying 

Reconocidos músicos de Paraguay formaron parte de la grabación de la canción “Somos Uno” lanzada el 18 de marzo, cuyo objetivo era crear conciencia y lograr la difusión de la problemática del bullying en escuelas del país. La iniciativa fue impulsada por los creadores de la campaña "No más violencia, por más mujeres, niños y adolescentes felices" y cuenta con el apoyo de los músicos Rolando Chaparro, Lenys Paredes, Nicole Arz y Giuseppe Luraschi, entre otros artistas.


El himno fue declarado de Interés Cultural por la Secretaría de Cultura del Paraguay.2


Prevenir por medio de la tecnología 

El Colegio Internacional SEK de Quito implementó el programa ZeroAcoso con el fin de detectar de forma temprana los posibles casos de bullying para intervenir rápidamente y evitar que perduren en el tiempo. Se trata de una plataforma virtual que permite que el alumno pueda comunicarse anónimamente a través de canales como iOS, Android y Facebook Messenger, para contar a las autoridades si fue testigo de un caso de acoso y manifestar su preocupación. Los datos que proporciona ZeroAcoso se convierten en un censo real de este tipo de conductas.


Una iniciativa de dos boxeadores

En la escuela de boxeo para niños y niñas de Víctor “Chocolate” Torres e hijo, Richard “Chocolatín” Torres, de Arequipa, se combate el bullying por medio del deporte.


Richard sostiene que la enseñanza del boxeo no consiste en hacer que los niños hagan uso de los golpes para atacar a otros, sino en darles confianza y reforzar su autoestima. La idea de los boxeadores es disciplinarlos y formarlos en valores, como en cualquier otro deporte. 


Los chicos que son víctimas de agresiones físicas por parte de sus compañeros en la escuela aprenden técnicas de autodefensa que los ayudan a salir airosos del ataque de sus agresores; mientras que los que son propensos a maltratar a sus compañeros encauzan su agresividad y energía en el deporte. Una estrategia pedagógica particular de Richard con los más agresivos es ponerlos en el ring contra otros niños más entrenados en el boxeo, de tal forma que pueden experimentar lo duro que es pelear contra otro más fuerte que ellos y sentirse identificados con los chicos a los que les hacen bullying.


En febrero llegaron a superar los 100 alumnos, varones y mujeres de 5 a 18 años. 


Pautas de convivencia

En la Legislatura de la provincia de Mendoza se busca erradicar el bullying de las escuelas. El proyecto apunta a que, desde principios de año, cada institución cree y difunda cuáles son sus pautas de convivencia y a que se trabaje intensivamente en la detección y en el seguimiento de los casos de acoso. Por otro lado, se propone que las sanciones no impliquen la suspensión ni expulsión de los alumnos de la escuela, sino que se orienten a generar un cambio en la conducta. 


La iniciativa presentada por la senadora Mariana Caroglio apunta a regular la promoción, la intervención institucional, la investigación y la recopilación de experiencias sobre la convivencia y el abordaje de la conflictividad social en todas las escuelas mendocinas, con el objetivo de prevenir el acoso escolar en concordancia con las leyes nacionales de “Promoción de la convivencia y el abordaje de la conflictividad social en las instituciones educativas” y de “Protección Integral de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes”. 


Si no hay público, no hay espectáculo

El KiVa nació en el 2007, en Finlandia. Cuatro años después de su creación, en las escuelas los índices de acoso escolar habían bajado un 95%. Esta estadística provocó que, en la Argentina, dos colegios de la provincia de Salta se animaran a implementar el programa a principios del 2016. 


El método apunta al cambio conductual del acosador con miras a que cumpla las metas que él mismo se propone. Lo novedoso es que se pone el foco no en el agresor ni en la víctima, sino en los testigos del bullying: se trabaja para que sean ellos los primeros en repudiar los casos de acoso. Se trata de un método integral, del que participa todo el grupo, y que parte de la premisa de que si no hay público, entonces no hay espectáculo. Al no haber quienes celebren estos episodios, los agresores generalmente desisten. Pero si esto no ocurre, el método KiVa propone trabajar con cada caso en particular. Cuando se identifica que el problema persiste, los representantes del Consejo (un grupo de alumnos elegidos democráticamente por sus pares para tratar específicamente las problemáticas de acoso) le proponen al acosador que busque una manera de contrarrestar el daño que le hizo a quien fue maltratado con una actitud desinteresada y amable: ya sea almorzar con él o ayudarlo en alguna tarea; lo importante es que la idea provenga del que provocó el daño. Las autoridades de la escuela, por su parte, hacen un seguimiento de esa acción. A la semana siguiente, se le pide al alumno que plantee una nueva propuesta y se observa que haya tenido un cambio actitudinal hacia su compañero. 


Un festival contra el bullying 

En Rosario, el director del Instituto Superior Zona Oeste, Arístides Álvarez, encabezó una iniciativa contra el bullying y el ciberbullying cuando vio cómo la producción cultural había cambiado a uno de sus alumnos. Nahuel Malanot había hecho viral un video que dejaba en ridículo a dos compañeros. El director, en vez de amonestarlo, le encargó que hiciera un cortometraje sobre la violencia escolar. Esta tarea despertó en Nahuel la vocación; actualmente es un joven cineasta premiado3 y da charlas contra el bullying en distintos colegios. 


Esta transformación personal, como otras ocurridas en la escuela, impulsaron la creación del festival artístico Si nos reímos, nos reímos tod@s, que fue realizado en la plaza Pringles de Rosario, provincia de Santa Fe, en octubre del 2016, al que asistieron más de 500 personas. En su organización contó con el auspicio de la ONG Libres de Bullying. Se trató de un encuentro donde niños y adolescentes fueron protagonistas y se manifestaron a favor de la convivencia escolar y social contra el maltrato, el acoso y la discriminación a través de distintas expresiones artísticas como canciones, poesías, bailes, dibujos y actuaciones. Actualmente, se planea recorrer toda la provincia de Santa Fe con este festival. 


El evento fue declarado de interés municipal por la ciudad de Rosario y de interés provincial en Santa Fe. 




1. El estudio se desarrolló entre marzo de 2016 y marzo de 2017.

2. “Somos Uno” se puede escuchar en el portal de YouTube de la Secretaría Nacional de Cultura del Paraguay.

3. El cortometraje Identidad Oculta de Nahuel Malanot fue premiado por el Observatorio de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia de UNICEF. Trata la problemática del Grooming (un tipo de acoso cibernético).



Deje su Comentario