12 Nov
¿Qué piensa el nuevo Papa?
por Editorial |
Leído 1355 veces | Publicado en Evangelizar Ultima modificacion el Martes, 12 de Noviembre de 2013 12:50
 
tamaño fuente reducir tamaño fuente aumentar tamaño fuente
Vota este articulo
(0 votos)

ACTUALIDAD ECLESIAL -


"El discipulado misionero es el camino que Dios quiere para este hoy", afirmó Francisco. ¿En qué consiste la misión y el ser discípulo? ¿En qué debemos cambiar como Iglesia? Presentamos algunas reflexiones de su Santidad sobre diversos aspectos de la vida eclesial.
 

La misión

Es necesario generar la conciencia de una Iglesia que se organiza para servir a todos los bautizados y hombres de buena voluntad. El discípulo de Cristo no es una persona aislada en una espiritualidad intimista, sino una persona en comunidad, que se da a los demás. Misión, por tanto, implica pertenencia eclesial.

 

Ser “discípulo periférico”

Me gusta decir que la posición del discípulo misionero no es una posición de centro sino de periferias (…). En el anuncio evangélico, hablar de “periferias existenciales” des-centra, y habitualmente tenemos miedo a salir del centro. El discípulo misionero es un des-centrado: el centro es Jesucristo, que convoca y envía. El discípulo es enviado a las periferias existenciales. El discipulado misionero es vocación: llamado e invitación.
 

Diálogo con el mundo actual

La respuesta a las preguntas existenciales del hombre de hoy, especialmente de las nuevas generaciones, atendiendo a su lenguaje, entraña un cambio fecundo que hay que recorrer con la ayuda del Evangelio, del Magisterio, y de la Doctrina Social de la Iglesia. (…) Dios está en todas partes: hay que saber descubrirlo para poder anunciarlo en el idioma de esa cultura; y cada realidad, cada idioma, tiene un ritmo diverso.

 

Reforma eclesial

La conversión pastoral atañe principalmente a las actitudes y a una reforma de vida. Un cambio de actitudes necesariamente es dinámico: “entra en proceso” y solo se lo puede contener acompañándolo y discerniendo. Es importante tener siempre presente que la brújula, para no perderse en este camino, es la de la identidad católica concebida como pertenencia eclesial y saber por dónde va el mal espíritu para ayudarnos en el discernimiento. (…) El “cambio de estructuras” (de caducas a nuevas) no es fruto de un estudio de organización de la planta funcional eclesiástica, de lo cual resultaría una reorganización estática, sino que es consecuencia de la dinámica de la misión. Lo que hace caer las estructuras caducas, lo que lleva a cambiar los corazones de los cristianos, es precisamente la misionariedad.
 

El funcionalismo indeseado en la Iglesia

La concepción funcionalista no tolera el misterio, va a la eficacia. Reduce la realidad de la Iglesia a la estructura de una ONG. Lo que vale es el resultado constatable y las estadísticas. De aquí se va a todas las modalidades empresariales de Iglesia. Constituye una suerte de “teología de la prosperidad” en lo organizativo de la pastoral.

 

El clericalismo es inmadurez

En la mayoría de los casos, se trata de una complicidad pecadora: el cura clericaliza y el laico le pide por favor que lo clericalice, porque en el fondo le resulta más cómodo. El fenómeno del clericalismo explica, en gran parte, la falta de adultez y de cristiana libertad en parte del laicado latinoamericano. (…) La propuesta de los grupos bíblicos, de las comunidades eclesiales de base y de los Consejos pastorales va en la línea de superación del clericalismo y de un crecimiento de la responsabilidad laical.

 

¡Hoy es el día para un encuentro con el Señor!

Dios es real y se manifiesta en el "hoy”. Hacia el pasado su presencia se nos da como “memoria” de la gesta de salvación, sea en su pueblo sea en cada uno de nosotros; hacia el futuro se nos da como “promesa” y esperanza. En el pasado Dios estuvo y dejó su huella: la memoria nos ayuda a encontrarlo; en el futuro solo es promesa… y no está en los mil y un “futuribles”. El “hoy” es lo más parecido a la eternidad; más aún: el "hoy” es chispa de eternidad. En el “hoy” se juega la vida eterna.
 

N de la R.: Se recogen algunas expresiones realizadas por el Santo Padre durante el Encuentro con el Comité de Coordinación del CELAM, el 28 de julio de 2013 en Brasil.
 

La mujer en la Iglesia
La Iglesia no puede ser ella misma sin la mujer y el papel que esta desempeña. La mujer es imprescindible para la Iglesia. María, una mujer, es más importante que los obispos. Digo esto porque no hay que confundir la función con la dignidad. Es preciso, por tanto, profundizar más en la figura de la mujer en la Iglesia. Hay que trabajar más hasta elaborar una teología profunda de la mujer. Sólo tras haberlo hecho podremos reflexionar mejor sobre su función dentro de la Iglesia. En los lugares donde se toman las decisiones importantes es necesario el genio femenino. Afrontamos hoy este desafío: reflexionar sobre el puesto específico de la mujer incluso allí donde se ejercita la autoridad en los varios ámbitos de la Iglesia.” (De la entrevista realizada por Antonio Spadaro para Civilitá Cattólica, 19/09/2013)

Publicado en la revista Cristo Vive ¡Aleluia! nº190.

Deje su Comentario