07 Nov
Me encontré con Jesús en el boliche
por Cristo Vive |
Leído 1974 veces | Publicado en Jóvenes Ultima modificacion el Miércoles, 07 de Noviembre de 2012 12:57
 
tamaño fuente reducir tamaño fuente aumentar tamaño fuente
Vota este articulo
(4 votos)

Es posible vivir el Evangelio en un viaje de egresados. 
 

Le había pedido al Señor, antes de viajar, que tomara todo en sus manos. También le pedí que el Espíritu Santo me guiara para mantenerme fiel a Él.
 

Durante los primeros días, mis compañeras se comportaban de manera desenfrenada por la noche y querían que yo imitara su forma de divertirse: tomando alcohol y estando “en cualquier cosa”. Anteriormente, les había expresado que yo no era así y se lo volvía a repetir: quería que respetaran mi decisión.
 

me_encontre_marianUna de las noches de boliche, me dejaron apartada del grupo por mi forma de ser. Sentí mucha angustia en ese momento porque no podía creer que me dejaran de lado por eso, cuando podríamos estar divirtiéndonos de manera sana y pasarla mucho mejor. En ese momento, le pedí a Jesús que no me dejara caer en esa angustia porque yo sabía que esta decisión la había hecho por Él y para Él.
 

Justo mi viaje a Bariloche, a donde habíamos decidido ir, había coincidido con el viaje de egresados de uno de mis hermanos de comunidad, Santiago. En ese mismo momento en que le pedía al Señor que no me dejara caer, apareció por una de las puertas del boliche Santiago y, cuando nos vimos, nos abrazamos. Pude hablar con él de la situación en la que me encontraba. Me ayudó a ver las cosas de una manera más clara y me calmé. Jesús no me dejó sola en ningún momento del viaje: no solo me regaló que mi hermano estuviera en el momento justo, sino también los espacios y el tiempo que tuve para poder orar, leer la Palabra e ir a misa en la catedral la mañana que tuvimos libre. 

Las palabras que Jesús me iba revelando eran justas: eran lo que mi corazón necesitaba para mantenerme en la fe y sostener mi decisión. El Señor hablaba de ser fiel en el comportamiento y mostrarle al mundo que somos de Cristo, que somos capaces de permanecer fieles. También me invitaba a exhortar a los demás a imitar el buen comportamiento: el deseado por el Padre.
No hubo un solo momento en que no sintiera cerca la presencia del Señor: lo encontraba en los paisajes, en algunos compañeros, en palabras o gestos, en el diálogo que tenía con Santiago en medio de los boliches... porque nada impidió que Jesús estuviera presente entre nosotros.

Mi viaje a Bariloche fue plenamente del Señor y me siento feliz por esto, porque lo viví como quería y porque Él me acompañó y me dio más de lo que esperaba.

¡Gloria a Él, porque soy feliz en su fidelidad! 

Marianela*

Rosario

Prov. de Santa Fe

 

N. de la R.: Marianela tiene 17 años e ingresó en los grupos del Movimiento en 2012.
 

Publicado en la revista Cristo Vive ¡Aleluia! nº185.

1 comentario
  • Enlace comentario Sebastian Noseda Domingo, 03 de Marzo de 2013 17:48 Publicado por Sebastian Noseda

    Execelente testimonio me siento muy identificado a mi me pasa algo parecido con mis amigos del barrio y me cuesta ser testimonio de cristo entre ellos Te felicito hermana por ser fiel a cristo

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Deje su Comentario