23 Aug
En medio de la crisis, elegir ser padres
por Cristo Vive |
Leído 1195 veces | Publicado en Noviazgo y Familia Ultima modificacion el Miércoles, 07 de Noviembre de 2012 13:02
 
tamaño fuente reducir tamaño fuente aumentar tamaño fuente
Vota este articulo
(0 votos)

TESTIMONIO -

 

Las circunstancias socioeconómicas no condicionaron la alegría de haber tenido un segundo hijo.

 

Hoy, quiero renovar mi decisión por Dios y madurar mis opciones.
 

El Señor me ha llevado en este tiempo por un camino que comenzó en una oración previa a la Jornada de María*, el día de mi cumpleaños: mientras un hermano oraba por mí, se me revelaba una gracia que el Señor tenía para mi vida. Allí mi corazón tomó la decisión de abrirse otra vez a la maternidad y, después de idas y vueltas y de discernirlo familiarmente, decidimos con mi marido abrirnos a la propuesta y proyectar con el Señor ser padres nuevamente. Eso significó para nosotros lanzarnos hacia adelante y dejar de esperar tener una mayor seguridad material para que eso sucediera.
 

Así fue como quedé embarazada. El Señor fue preparando un tiempo especial en el verano en el cual, si bien al principio hubo algunas dificultades, nos regaló una paz enorme e inició un proceso de sanación y madurez para la “vuelta al mundo”. Fueron vacaciones que viví como un retiro.

Al volver, la cotidianeidad y sus circunstancias nos desacomodaron: mi marido se quedó sin trabajo fijo y mis horarios de trabajo debieron ampliarse.
 

Por mi naturaleza, estas circunstancias me cuestionaron la decisión que habíamos tomado de abrirnos a la paternidad. Pero el Señor nos acompaña de una manera especial en todo este tiempo con su providencia en trabajos diarios para mi esposo como mecánico y con su presencia constante en nuestros corazones, invitándonos a soltar las seguridades materiales, desprendernos y vivir este tiempo con alegría, confiados en Él, y focalizados en la hermosa tarea de recibir a nuestra hija en la familia. Hoy, más que nunca, me decido a optar por el Único que es la Vida, la fuerza y la razón de mi vida, dándole mi a sus propuestas.
 

Solamente quiero abrazar su entrega y la mía para vivir con Él para siempre y poder anunciarlo con mi vida.

 

Virginia Fariña

Centro Pastoral San José

Buenos Aires
 

N. de la R.: Virginia tiene 34 años, es abogada y trabaja en un Organismo del G.C.B.A en Derechos de Infancia y Adolescencia.

* La Jornada de María es una de las actividades anuales que se realizan en el Movimiento de la Palabra de Dios en la cual se congregan los Centros pastorales por zona.


Publicado en la Revista Cristo Vive nº183.


Etiquetado en

Deje su Comentario