03 Jan
Decidida, a pesar de la distancia
por Cristo Vive |
Leído 1466 veces | Publicado en Vida fraterna y comunitaria Ultima modificacion el Jueves, 03 de Enero de 2013 11:53
 
tamaño fuente reducir tamaño fuente aumentar tamaño fuente
Vota este articulo
(0 votos)

En la Convivencia logré tomar una decisión muy importante para mi camino personal y comunitario: recibí la gracia y la alegría de sostener mis reuniones comunitarias: de permanecer y seguir perteneciendo al Movimiento de la Palabra de Dios.
 

decidida-nadiaLes cuento que soy de Santiago del Estero pero estudio Medicina en la Universidad Nacional de Tucumán, ciudad donde empecé a asistir a las reuniones comunitarias.
 

Durante el primer año, me costó mucho el camino y siempre la facultad fue mi prioridad, pero gracias a la oración de la comunidad y al sostén de mis hermanos empecé a conquistar la fidelidad; y, a través de ellos, Dios me iba conquistando a mí. Así, de a poco, fui realizando el proceso de conversión con varios altibajos que no me hacían firme en mis decisiones. Pasaron un par de años en los cuales empecé a tener fuertes experiencias de encuentro con el Señor que me llevaron a cultivar aún más la fidelidad a esta nueva vida. Fui descubriendo que la reunión comunitaria era un pilar básico y fundamental para caminar esta nueva forma de vida, pero aún en lo más profundo de mi corazón no estaba decidida por Jesús.
 

Cuando llegó la hora de hacer las prácticas de la carrera, las autoridades de Tucumán me rechazaron una nota de excepción en la que solicitaba realizar las prácticas en esa provincia (al ser de Santiago, me enviaban a mi lugar de residencia). La noticia me entristeció cuando me di cuenta de todo lo que tenía que dejar si me mudaba: comunidad, amigos, compañeros... Entonces fue que pensé en no participar de la Convivencia ni darle las primicias del año al Señor, pero algo me decía que tenía que estar con Él.
 

En estos días, no solo tuve la experiencia honda de su amor sino que llegué a la profundidad del vínculo con Él… y me regaló una hermosa libertad: me deshice de todas mis trabas y de mis “no puedo”. Esto me llevó a tomar una decisión que se respalda en mi opción por Jesús: decidí continuar con las reuniones comunitarias, lo que implicaba viajar desde Santiago del Estero a Tucumán todas las semanas. En esta decisión, siento que sostengo y elijo la vida nueva, que quiero y amo la vida que Jesús me regaló.
 

Solo pido la gracia para permanecer en este Amor: poder siempre renovar la profundidad en el vínculo con Él porque solo así puedo ser una mujer leal y decidida por el Señor.
 

Nadia Janina Cajal

San Miguel de Tucumán

Prov. de Tucumán

 

N. de la R.: Nadia tiene 26 años vive en Santiago del Estero, en donde realiza la residencia médica y coordina en esa ciudad un grupo de Encuentro en la Palabra integrado por jóvenes universitarios.

Publicado en la revista Cristo Vive ¡aleluia! nº185.

Deje su Comentario