15 May
Dios tiene fe en el mundo, que es obra de su amor
por Editorial |
Leído 337 veces | Publicado en Cristo Vive Nº207 Ultima modificacion el Miércoles, 07 de Junio de 2017 18:24
 
tamaño fuente reducir tamaño fuente aumentar tamaño fuente
Vota este articulo
(0 votos)

NOTA EDITORIAL.-


Cuando el desánimo y la tristeza irrumpen en nuestro corazón, existe un impulso que nos hace levantar la mirada hacia Dios: es el poder de la esperanza, que siempre resiste allí donde hay un clamor.

Francisco nos enseña que el Espíritu Santo es una fuente inagotable de la vida de Dios en nosotros. Esto significa que “no podemos vivir de cualquier manera y estropear el proyecto de Dios que hay en nosotros”, como afirma el Padre Ricardo en ¡Es tiempo de necesidad!

Sin duda, estos son tiempos difíciles ante la cantidad de conflictos sociales y bélicos en el contexto mundial. Por eso necesitamos hacer urgentemente un cambio de raíz en nuestras actitudes y pensamientos para transmitir a otros, en todos los ámbitos de nuestra vida, la experiencia que tenemos del amor de Dios.

San Basilio Magno, en la meditación Cómo es el Espíritu Santo, dice que “los cuerpos limpios y transparentes se vuelven brillantes y despiden un nuevo fulgor cuando los alcanza un rayo de luz; así las almas portadoras del Espíritu e iluminadas por Él se hacen también espirituales e irradian a los demás su gracia”. De esto da testimonio la vida del Padre José María Aguirre, a quien recordamos especialmente en este número en la nota ¿Quién quiere ser misionero? En ella encontramos apenas unas pinceladas sobre este hombre de Dios que hoy intercede por nosotros en el cielo.

“Dios tiene fe en el mundo, que es obra de su amor”; estemos atentos, entonces, a sus manifestaciones. En El “rompecabezas” de Dios, sobre los cien años de la aparición de la Virgen María en Fátima, se nos invita a creer en que más allá de los hechos humanos, no existe un destino inmutable, que la fe y la oración son poderosas y que ellas pueden influir en la historia de los hombres. Y esa es la manifestación más amorosa de la omnipotencia divina por el poder del Espíritu Santo que habita en nosotros.

Laura di Palma




SUMARIO


ENSEÑANZA APOSTÓLICA

Una fuente inagotable – Francisco


TESTIMONIO

Tarde de juegos en el “merendero” – J. C. Paz

La santidad comunitaria – Com. de vida Castelar 

Moctezuma – J. Villega

Tiempo para estar con Dios – Eq. de Redacción


NOTA

¿Quién quiere ser misionero? – Eq. de Redacción


ECOS DEL CURSILLO

Elegirlo por segunda vez – D. Riveros


MEDITACIÓN

Firme como un árbol – Mario D’Paul

Cómo es el Espíritu Santo – S. B. Magno


ANUNCIO

¡Es tiempo de necesidad! – P. Ricardo


MARÍA EN EL MUNDO

El “rompecabezas” de Dios – L. di Palma


MUNDO NUEVO

Un cambio de raíz – Diaconía Laboral


REFLEXIÓN

El poder de la esperanza – N. Martínez-Gayol


EXPERIENCIA

Mi querer más hondo – Nicole Caro


ORACIÓN

Perenne Pentecostés  V. Ruffener

El tesoro que no se acaba – A.N. 


Deje su Comentario