Cómo servir en “el desierto del mundo”

En una meditación, Gabriel encontró la respuesta.

Hace varios años que participo del servicio que ofrece la Editorial de la Palabra de Dios en nuestro Centro pastoral. Además de acercar los libros y demás materiales a nuestros lugares de referencia, también realizamos reuniones bimestrales con encargados de otros sitios pastorales. En una de ellas, compartimos acerca de cómo veíamos nuestro servicio en este tiempo. 

Luego de la oración de inicio y de ofrecerle a Jesús el encuentro, leímos el Salmo 92. Yo me detuve en el versículo 11 que dice: “pero a mí me das la fuerza de un búfalo…”. 

En ese momento mi corazón inquieto y buscador se despabiló. Inmediatamente pensé en un búfalo en el medio de un desierto, y me dije: demasiada fuerza para tanta arena. ¡Se va a cansar pronto!

Así, mi imaginación voló y recordé a los sabios de Oriente. Pensé: claro, un viaje tan largo atravesando desiertos merece ser hecho en camello… Es el animal apropiado para esa geografía. Va a paso lento, pero firme. En sus jorobas tiene reservas y a su vez cobija y resguarda a quien lo conduce. Y también recordé que sus ojos poseen una especie de protección que evita que los granos de arena que vuelan por los fuertes vientos los enceguezcan… 

Para leer completo este testimonio lo podés hacer comprando la Revista Cristo Vive ¡Aleluia! – Junio 2022

Te puede interesar...
La fecundidad de la cruz

Un matrimonio confió en la promesa de Dios: ellos creyeron que serían padres aunque nada indicaba que eso fuera posible. Mi nombre es Silvia, tengo 43 años, soy psicóloga y […]

Los nuevos rostros de la “cultura de muerte”

La mentalidad o manera de ver al ser humano y al mundo que fomenta la destrucción de la vida humana más débil e inocente por parte de los más fuertes […]

La compasión

Ver padecer a los demás nos impulsa a aliviar su dolor. Habitualmente, cuando escuchamos la palabra compasión, la vinculamos al sentimiento de lástima por alguna persona. De hecho, en los […]

Pequeños Pontecostés

Podés descargar este artículo aquí -> Pequeños Pontecostés

La Fuerza de Dios

Un mensaje que convirtió en sabios a unos hombres rudos e ignorantes. El mensaje de la cruz, anunciado por unos hombres sin cultura, tuvo una virtud persuasiva que alcanzó a […]

El compromiso del diezmo

Cuando nos anunciaron el Capital del Señor, sentí en el corazón la propuesta de Dios de diezmar. No entendía mucho y por momentos pensaba que era algo típico de una […]

La fe y la pandemia

Con María se puede atravesar el temor la incertidumbre o la tristeza que provoca la enfermedad. Como a muchos de ustedes, desde muy pequeño mi madre y mi abuela me llevaban […]

San José, hombre justo y obediente.

En medio de la adversidad generalizada en la que vivimos, tenemos la alegría de llegar una vez más a nuestros lectores. Si bien el desconcierto marcó el transcurso del año, […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

WhatsApp
+54 9 11 6660 8269

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión