Contemplación de la cruz

MEDITACIÓN.-

Sus pies que hicieron santo el suelo que pisaron, sus pies que abrieron caminos, que hicieron fértiles los desiertos, que guiaron a multitudes. Los pies que caminaron con los forasteros y sacudieron el polvo de la incredulidad.

Los pies que de besos cubrí, que con mis lágrimas lavé, que con mis cabellos sequé, hoy han sido atravesados por el pecado, por el error y la confusión. Hoy han sido adheridos a una cruz.

Sus manos que sanaron y bendijeron a enfermos, niños, pecadores, endemoniados y olvidados. Sus manos que levantaron a los caídos, que lavaron los pies cansados, manos que confortaron la tristeza y dieron de comer a los hambrientos.

Las manos que cubrieron mis ojos con saliva y barro y me permitieron volver a ver, hoy están atravesadas por la injusticia y la soledad, quedaron sujetas a una cruz.

La cabeza que Juan bautizó y el Padre bendijo, la que se acercaba al suelo para contemplar y orar, la que se levantaba al cielo para alabar, la que pensó parábolas para enseñar, la que amó las Escrituras, la que enseñó a orar. La cabeza de mi Iglesia, la que me dio un lugar, hoy sufre las heridas de la corrupción y la indiferencia, las espinas dolorosas por los abusos y la violencia.

Tu corazón que tanto amó, que se alegró con sus amigos en la cena, que sufrió por la muerte. El corazón que escuchó al Espíritu Santo y se regocijó en su Padre. Ese corazón manso y obediente. El corazón misericordioso que me amó más de lo que nadie pudo haberme amado, un corazón que me conoció y me transmitió un latido de vida, de vida eterna, de vida abundante. Mientras el mío está atravesado por el odio, la venganza y el rencor… Atravesado por la muerte, la desesperanza y el abatimiento, tu corazón sigue amando. La muerte no lo detiene, sigue entregándose, sigue anunciando y sigue salvando.

«Cuando llegaron a él, uno de los soldados le atravesó el costado con la lanza, y enseguida brotó sangre y agua» (Jn 19, 33a.34).

Lilén Carús 

Prov. de Neuquén

Te puede interesar...
Un corazón misionero

ENSEÑANZA APOSTÓLICA.- ¿Cuál es el fundamento de nuestra misión? Una transformación necesaria  La Iglesia es misionera por naturaleza. El Evangelio es la Buena Nueva que trae consigo una alegría contagiosa […]

Una Pascua con Francisco

Cuaresma Tiempo para despojarse Dios se revela  mediante la debilidad y la pobreza: «Siendo rico, se hizo pobre por ustedes» (Cf. 2 Cor 8,9). Es la lógica de Dios, la […]

Jornadas de Pascua online

¡No hay pandemia que detenga el caudal de gracia que tiene la fe del Pueblo de Dios que se reúne en su Nombre! Nada detiene el anuncio de la Buena […]

El don de la vejez

NOTA.- Las personas mayores tienen mucho más para ofrecer de lo que se imaginan. Los ancianos poseen un carisma precioso, una respuesta del Espíritu Santo a una sociedad que los […]

Tierra Amenazada

Huracanes, terremotos e inundaciones son desastres naturales que en estos últimos años afectan al mundo. Los científicos dan una respuesta acerca de cuál es la causa de estos fenómenos. Nuestro planeta […]

Del otro lado del mundo

Una tragedia conmocionó a Lorena, pero Dios “le habló” en la Palabra y le devolvió la paz. Al regresar de un extenso día de trabajo, recibí la noticia de que […]

Tres T: Trabajo, Techo y Tierra

“La mejor inversión es crear oportunidades”, dijo Francisco. Diálogo y encuentro Estas dos palabras son el camino para buscar mejores oportunidades y son en sí mismas un logro para valorar […]

“Nosotros somos colaboradores de Dios” (1Cor 3,9)

Con esta publicación de Cristo Vive, ¡Aleluia! nos lanzamos exclusivamente hacia la edición digital de la revista. “En medio de muchas dificultades, con la alegría que da el Espíritu Santo” […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

WhatsApp
+54 9 11 6660 8269

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión