El consuelo que viene de Dios

El triunfo de la cruz

Jesús se ha revelado como rey en este mundo mediante la cruz. Su reino es uno de “justicia, amor y paz”, y muchas veces se contrapone con la lógica mundana, que conduce a la soberbia, la competición y la manipulación. Allí, en el fracaso del pecado y de las ambiciones humanas, está el triunfo de la cruz y la gratuidad del amor. En la cruz, se ve el amor. Y este amor es gratuito.

En la cruz, Jesús da su vida por el mundo, por nosotros, por cada uno, para salvarnos de nuestros pecados, de aquello que nos deja sumidos en la angustia y la desesperación. Así nos salva del profundo desconsuelo. La majestad de Jesús rey no nos oprime sino que nos libera de nuestras debilidades y miserias, animándonos a recorrer los caminos del bien, de la reconciliación y del perdón. Y así, con el corazón consolado y lleno de amor, nos lanza a anunciar este mensaje esperanzador a todo el mundo.

Ser testigos del amor

Hoy se necesitan personas que sean testigos de la misericordia y de la ternura del Señor. Se necesita gente que sacuda a los resignados, reanime a los desalentados, encienda el fuego de la esperanza. Muchas situaciones requieren nuestro testimonio consolador, que es canal de su amor y de la alegría que trae. Aquellos que son esclavos del dinero, del poder, del éxito, de la mundanidad tienen consuelos falsos. El verdadero consuelo viene del Señor. Es Él quien enciende el fuego de la esperanza, no nosotros. Todos estamos llamados a consolar a nuestros hermanos, testimoniando que sólo Dios puede eliminar las causas de los dramas existenciales y espirituales.

Ser consolados para consolar

No podemos ser mensajeros de la consolación de Dios si primero no experimentamos la alegría de ser consolados y amados por Él. Este amor inacabable que se derrama a través de la cruz debe alcanzarnos primero. Esto ocurre cuando escuchamos su Palabra, cuando permanecemos en la oración silenciosa en su presencia, cuando nos encontramos con Él en la Eucaristía o en el sacramento del perdón, cuando lo reconocemos rey de nuestras vidas.

Muchas veces nos da miedo ser consolados; nos sentimos más seguros en la tristeza y en la desolación. ¿Por qué? Porque en la tristeza somos protagonistas. En cambio, en la consolación, el Espíritu Santo es el protagonista. Es Él quien nos consuela y nos da la valentía de salir de nosotros mismos, y es Él quien nos lleva a la fuente de toda verdadera consolación, es decir, al Padre. Y esto es la conversión.

Francisco*

Te puede interesar...
La compasión

Ver padecer a los demás nos impulsa a aliviar su dolor. Habitualmente, cuando escuchamos la palabra compasión, la vinculamos al sentimiento de lástima por alguna persona. De hecho, en los […]

Cultivar el vínculo en la pareja

Los desencantos y las nuevas prioridades que conlleva la parentalidad son algunos de los desafíos que debe asumir cada pareja que desarrolla un proyecto familiar. El amor de un hombre […]

La casa de Dani

No podía edificar su casa por sus propios medios, pero con la ayuda de la comunidad hoy tiene una vivienda propia. Me llamo Daniela y vivo en Villa María, Córdoba. […]

Un corazón misionero

ENSEÑANZA APOSTÓLICA.- ¿Cuál es el fundamento de nuestra misión? Una transformación necesaria  La Iglesia es misionera por naturaleza. El Evangelio es la Buena Nueva que trae consigo una alegría contagiosa […]

“Tú has rescatado a todos los hombres para Dios”.

Dios se involucró en la salvación de la humanidad hasta entregar a su Hijo Único “para que tuviéramos vida por medio de Él” (1Jn 4,9). Esta es la obra sacerdotal […]

Un cíber apóstol

El quinceañero en su corto tiempo de vida, utilizó las nuevas tecnologías para transmitir la belleza del evangelio Carlo Acutis era un adolescente italiano de estos tiempos. Vital y bromista, […]

El arte de escuchar

La importancia de hacer silencio para encontrarnos con el otro.  En distintas oportunidades me encontré con este texto de Carl Rogers y, cada vez que lo leo, me genera nuevas […]

Tierra Amenazada

Huracanes, terremotos e inundaciones son desastres naturales que en estos últimos años afectan al mundo. Los científicos dan una respuesta acerca de cuál es la causa de estos fenómenos. Nuestro planeta […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

Escribinos
editorial@cristovive.org.ar

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión