La casa de Dani

No podía edificar su casa por sus propios medios, pero con la ayuda de la comunidad hoy tiene una vivienda propia.

Me llamo Daniela y vivo en Villa María, Córdoba. Soy docente, tengo dos hijos y estoy separada. Mis ingresos económicos son escasos; hace unos años empecé a sentir la urgencia de tener mi casa propia, ya que el alquiler empezó a subir de manera muy desproporcionada con respecto a mis ingresos: la cuota era la mitad de mi sueldo. Estoy pagando un terreno desde hace unos años y comencé a orar al Padre sobre mi necesidad de tener una vivienda allí para mis hijos y para mí.

El Señor no tardó en responder. Durante una reunión, cuando les hablé a mis hermanos sobre mi situación, que era conocida por ellos y sostenida, y sobre mis deseos, ¡surgió un impulso comunitario de hacer una casa entre todos para mí! Oramos y el Señor nos dijo: “No es una orden: les doy a conocer el empeño de otros para que demuestren la sinceridad de su amor fraterno (…). Terminen pues esta obra y cumplan, según sus medios, lo que decidieron con tanto entusiasmo (…). No se trata de que otros tengan comodidad y ustedes sufran escasez. Busquen la igualdad, al presente ustedes darán de su abundancia lo que a ellos les falta, y algún día ellos tendrán en abundancia para que a ustedes no les falte” (2 Corintios 8, 8-13). La Palabra nos animó y marcó el camino. Teníamos el deseo ¡pero todavía no sabíamos cómo hacerlo!

Yo no lo podía creer: ¡fui a una reunión sin casa y con peso en el corazón y salí de ella con un hogar propio y feliz! Porque la experiencia de fe era que lo iba a tener: ¡Jesús lo había prometido! Así empezamos la gran aventura comunitaria. Evangelizar los bienes es una gracia que en ese entonces vivíamos entre nosotros: compartíamos alimentos, dinero si no llegábamos a fin de mes y los autos para situaciones de necesidad, entre otras cosas. En el retiro del año 2013 habíamos recibido, como comunidad, una fuerza nueva para amar a los demás en sus necesidades. Entonces, discernimos que íbamos a comprar una casa prefabricada. Sacamos dos créditos y cada hermano, libremente, se comprometió para depositar un dinero fijo por mes durante tres años y sostener estas cuotas mientras que el Señor seguía mostrando con signos que esta era su voluntad. La alegría del compartir se contagió a otros: nuestros amigos, familiares, miembros de otras comunidades de la Obra de Villa María y de otros lugares de Córdoba, al enterarse del proyecto, sentían una gran necesidad de aportar para la “casa de la Dani”, como ellos decían. Los amigos de unos hermanos de comunidad me regalaron el tanque de agua y el soporte para apoyarlo; otros, el termotanque; los albañiles nos cobraron menos; la pintura para la casa la aportó una hermana de Córdoba… Una compañera de trabajo, mis padres y cuñados me ofrecieron dinero y cerámicos ¡y así, entre muchos, se fue armando mi hogar!

Sin embargo, como la casa no era “llave en mano”, con los créditos iniciales no nos alcanzaba para terminarla, entonces hicimos un “microemprendimiento comunitario” de pizzas listas para calentar con el cual juntamos fondos para pagar los materiales y la mano de obra. ¡La providencia jamás falló!

La alegría brota de mi corazón por saber que existe una nueva forma de relacionarse con el dinero y las cosas. La “propiedad privada” nos congela el corazón, nos hace pensar solo en nuestra casa, en nuestro auto, en nuestro plasma, pero el Señor nos propone una economía basada en el amor y en el compartir donde apreciamos a los otros como más dignos, donde la alegría está en que el otro esté alegre y todos tengan las mismas posibilidades.

¡Gracias, Señor, por este inmenso gesto de tu amor hacia mí que me dignifica y sana mis heridas! ¡Gracias por mi comunidad y por el carisma de la Obra que, junto con tu gracia, hace posible la vida en el amor!

Publicado en Cristo Vive ¡Aleluia! Nº193 (JUL-AGO-2014)

Te puede interesar...
Resucitó el crucificado

Muchos fragmentos bíblicos dejan al descubierto la divinidad de Jesús y nos invitan a ser testigos de una vida resucitada. • El cadáver es un cuerpo sin vida y en […]

El triunfo de la Vida

Celebrar la Pascua es volver a creer que Dios irrumpe en la historia y renueva nuestra esperanza. Enmudecidos ante la cruz El peso del silencio ante la muerte del Señor […]

El idioma de Jesús

Los últimos hablantes de arameo que viven en la Argentina luchan para que su lengua no desaparezca. “Talitá, kum” (Niña, levántate), le dice en arameo el sacerdote iraquí, de rito siriano […]

Cien años de Fátima

Un acontecimiento con carácter profético: la manifestación mariana del siglo XX más conocida. Durante los primeros días de septiembre se realizó en el Santuario de Nuestra Señora de Fátima, en […]

Rosario de la súplica de María

Querido Padre Ricardo: Soy Elvira, tengo 56 años, estoy casada con mi marido desde hace 37 años y tenemos tres hijos. Integro la comunidad del Movimien to de la Palabra […]

Tres T: Trabajo, Techo y Tierra

“La mejor inversión es crear oportunidades”, dijo Francisco. Diálogo y encuentro Estas dos palabras son el camino para buscar mejores oportunidades y son en sí mismas un logro para valorar […]

Esclavos en el mar

En pleno siglo veintiuno, la esclavitud es moneda corriente: miles de trabajadores marítimos de altamar sufren abusos que les provocan hasta la muerte. Cada año mueren entre dos mil y […]

Ser la Madre de Dios

El Espíritu Santo se manifiesta de distintas maneras en la vida de la Madre durante la concepción de Jesús y en sus primeros años. «Alégrate, llena de gracia, el Señor […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

WhatsApp
+54 9 11 6660 8269

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión