Estrategias del mal espíritu

Santa Teresa, Maestra del combate espiritual

Cuando el demonio no puede hacer que el orante caiga en pecado, dirigirá todas sus artimañas para robarle la serenidad, pero huye de las almas determinadas.

La paz es uno de los dones más preciados para el hombre. El Enemigo de la condición humana siempre pretende llevar al creyente a la angustia y a la desesperación, y en el extremo de ella, en algunas ocasiones, hasta el suicidio. O en todo caso, llevarl a las fronteras de la angustia, hasta llegar a experimentar el abandono o la lejanía de Dios. 

Teresa de Ávila es una de las santas que puede enseñar mucho acerca de los movimientos que el mal espíritu provoca en el alma. Ella, en muchas ocasiones, fue puesta a prueba; y en sus escritos se puede constatar cómo la angustia se alterna con grandes experiencias espirituales. 

Uno de los combates más admirables para aprender el modo de ataque del demonio y cómo la santa salió victoriosa, fue ante el objetivo de fundar lo que llegaría a ser el Carmelo de San José de Ávila. Ella estaba feliz y contenta con la fundación, pero le sobrevino una de las más fuertes ataques de angustia en su vida: se quedó perpleja al constatar que el mismo hecho fundacional, que en un primer momento le había dado paz, al poco tiempo, en el mismo día, la sobrecogió con la más espesa angustia: “¡Oh, válgame Dios, qué vida esta tan miserable! No hay contento seguro ni cosa sin mudanza. Había tan poquito, que no me parece trocara mi contento con ninguno de la tierra, y la misma causa de Él me atormentaba ahora de tal suerte que no sabía qué hacer de mí”. 

Teresa había tenido motivos suficientemente razonables desde su experiencia de Dios como para fundar su monasterio, lo que relata con lujo de detalles en el capítulo 36 del Libro de la Vida. Pero la tentación se encaminaba a lograr que Teresa cuestionara la obra que había emprendido y se convenciera de que era la peor estupidez que había hecho en su vida. 

Del combate que atravesó la santa se pueden extraer pistas sobre el ataque del Enemigo en el camino de la santidad:

1- Perder la memoria consoladora de la acción de Dios. Cada vez que el orante olvida la acción de Dios en su vida o minusvalora los consejos que en otro momento le ayudaron, estamos de cara a la tentación más viva y predilecta del mal espíritu: él quiere borrar o anular la consolación y discernimiento que en otro momento nos ha sustentado. 

2- Centrarse en la negatividad. Teresa, en aquel momento, relata que tenía una ofuscación del entendimiento; ni las virtudes ni las potencias del alma parecían estar activas y llega a expresar que estaba como abandonada en su agonía espiritual: “Solo de mi parecer me acordaba, y todas las virtudes y la fe estaban en mí entonces suspendidas, sin tener yo fuerza para que ninguna obrase ni me defendiese de tantos golpes” (V 36,7). El ataque es letal, deja a la criatura sin referencia al Creador, es decir, estaba centrada en su negatividad, y no salía de ella. Este, es otro claro indicio de la tentación maligna: el mal espíritu encierra en la negatividad, lleva a la desesperanza. 

Si te interesa podés conseguir la revista papel o escribirnos para q te enviemos el artículo completo…

Publicado en Cristo Vive ¡Aleluia! Nº209 (SEP-OCT 2017)

Te puede interesar...
Lemas de Pascua 1974-2022 —- Movimiento de la Palabra de Dios

1974 Pascua 1: “Jesús me da su libertad”(Canto) 1975Pascua 2: “Alabaré a mi Señor” (Canto) 1976 Pascua 3: “Verdaderamente Jesús ha resucitado”(Lc 24,34) 1977 Pascua 4: “Reunidos en un Pueblo surgido de la […]

¿Quién quiere ser misionero?

Esta fue la pregunta que movió el “sí” del Padre José María Aguirre a sus once años y que hoy, a los setenta, volvió a responder en su partida repentina […]

¿Qué piensa el nuevo Papa?

«El discipulado misionero es el camino que Dios quiere para hoy», afirmó Francisco. ¿En qué consiste la misión y el ser discípulo? ¿En qué debemos cambiar como Iglesia? Presentamos algunas […]

Una fuerza poderosa

Cuando nos toca atravesar tiempos de desolación y tristeza, hay un poder que solo proviene de Dios. En medio de la angustiaLa desolación espiritual nos sucede a todos. Puede ser […]

Una buena comunicación

Pentecostés es, entre otras cosas, una oportunidad para celebrar que “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado” (Rom […]

Un Camino de Amor

En la familia se dan los aprendizajes fundamentales de la vida. A esto se refiere Francisco en su última Exhortación apostólica, Amoris laetitia. La familia, como se experimenta tantas veces, […]

Mi primera Pascua

Hace menos de un año comencé a vivir mi fe de manera diferente al incorporarme a un grupo de oración en Paysandú, Uruguay. De a poco, experimenté la gracia de […]

El tiempo de la salvación

Ha comenzado un tiempo de gracia, para detenerse y contemplar el amor que Jesús donó en la cruz por cada uno de nosotros. Cuando el Señor manifiesta: “Yo he visto […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

WhatsApp
+54 9 11 6660 8269

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión