¡Cristo Vive!

La novedad del Papa Francisco para los jóvenes y todo el Pueblo de Dios.

Te recuerdo la buena noticia que nos regaló la mañana de la Resurrección: que en todas las situaciones oscuras o dolorosas hay salida. Por ejemplo, es verdad que el mundo digital puede ponerte ante el riesgo del ensimismamiento, del aislamiento o del placer vacío. Pero no olvides que hay jóvenes que también en estos ámbitos son creativos y a veces geniales.  (…)

No dejes que [los poderosos, a través de los mecanismos de consumo] te roben la esperanza y la alegría, que te narcoticen para utilizarte como esclavo de sus intereses. Atrévete a ser más, porque tu ser importa más que cualquier cosa. No te sirve tener o aparecer. Puedes llegar a ser lo que Dios, tu Creador, sabe que eres, si reconoces que estás llamado a mucho. Invoca al Espíritu Santo y camina con confianza hacia la gran meta: la santidad.   (…)

Para eso necesitas reconocer algo fundamental: ser joven no es solo la búsqueda de placeres pasajeros y de éxitos superficiales. Para que la juventud cumpla la finalidad que tiene en el recorrido de tu vida, debe ser un tiempo de entrega generosa, de ofrenda sincera, de sacrificios que duelen pero que nos vuelven fecundos. (…)

Si eres joven en edad, pero te sientes débil, cansado o desilusionado, pídele a Jesús que te renueve. Con Él no falta la esperanza. 

El Espíritu da vida

Dios te ama, Cristo es tu Salvador, Él vive. En estas tres verdades, aparece el Padre  y aparece Jesús. Y donde están el Padre y Jesucristo, también está el Espíritu Santo. Es Él quien está detrás, es Él quien prepara y abre los corazones para que reciban ese anuncio, es Él quien mantiene viva esa experiencia de salvación, quien te ayudará a crecer en esa alegría si lo dejas actuar. El Espíritu Santo llena el corazón de Cristo resucitado y desde allí se derrama en tu vida como un manantial. Y cuando lo recibes, el Espíritu Santo te hace entrar cada vez más en el corazón de Cristo para que te llenes siempre más de su amor, de su luz y de su fuerza.

Invoca cada día al Espíritu Santo para que renueve constantemente en ti la experiencia del gran anuncio. ¿Por qué no? No te pierdes nada y Él puede cambiar tu vida, puede iluminarla y darle un rumbo mejor. No te mutila, no te quita nada, sino que te ayuda a encontrar lo que necesitas de la mejor manera. ¿Necesitas amor? No lo encontrarás en el desenfreno, usando a los demás, poseyendo a otros o dominándolos. Lo hallarás de una manera que verdaderamente te hará feliz ¿Buscas intensidad? No la vivirás acumulando objetos, gastando dinero, corriendo desesperado detrás de cosas de este mundo. Llegará de una forma mucho más bella y satisfactoria si te dejas impulsar por el Espíritu Santo.   

¿Buscas pasión? Como dice ese bello poema: ¡Enamórate! (o déjate enamorar), porque “nada puede importar más que encontrar a Dios. Es decir, enamorarse de Él de una manera definitiva y absoluta. Aquello de lo que te enamoras atrapa tu imaginación, y acaba por ir dejando su huella en todo. Será lo que decida qué es lo que te saca de la cama en la mañana, qué haces con tus atardeceres, en qué empleas tus fines de semana, lo que lees, lo que conoces, lo que rompe tu corazón y lo que te sobrecoge de alegría y gratitud. ¡Enamórate! ¡Permanece en el amor! Todo será de otra manera”. Este amor a Dios que toma con pasión toda la vida es posible gracias al Espíritu Santo, porque “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que nos ha sido dado” (Rom 5,5).

Él es el manantial de la mejor juventud. Porque el que confía en el Señor “es como un árbol plantado al borde de las aguas, que echa sus raíces en la corriente. No temerá cuando llegue el calor y su follaje estará frondoso” (Jr 17,8). 

Exhortación apostólica postsinodal Christus vivit 

(Nº 104 a 109 y 130 a 133)

Te puede interesar...
Un prisionero en nuestro interior

¿Cómo conocer en profundidad al “don de los dones” que habita en cada uno? Desde el bautismo, el Espíritu Santo nos hace “hijos de Dios” y continúa obrando en nosotros […]

Los misterios de la Navidad

En esta celebración, la alegría, el amor y la paz vuelven a nacer en nuestros corazones. •“Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado” (Is 9,5)  Cada […]

Perenne de Pentecostés

Podés descargar este artículo aquí -> Perenne de Pentecostés

La esclavitud actual

La discriminación hace posible que un hombre pueda someter a otro. Una práctica actual El tráfico de seres humanos, la explotación con fines laborales o sexuales, la servidumbre por deudas, […]

Hacer una opción por la verdad

Decirle a quien está cerca del momento de la partida a la Casa de Dios Padre la verdad sobre el diagnóstico y el pronóstico, plantea un problema de comunicación. La […]

Caminos de Vocación y Misión

La voluntad de Dios para nuestra vida no es un mapa oculto que tenemos que descubrir, sino uno por trazar. Discernir el proyecto de Dios se vuelve vital: muchas veces […]

Salir de los viejos hábitos

Luego de “tocar fondo”, una joven pudo emprender el camino de regreso en la vida de la fe. Cuando conocí a Dios, Él llenó mi vida de bendiciones. Comencé a […]

La necesidad de la cruz

Hasta ese entonces, Clara siempre había asociado la imagen de Jesús crucificado al fracaso. Prácticamente desde que nací que participo de los grupos de la Obra. Siempre oí en los […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión