El “susurro” del Espíritu Santo

«De pronto, vino del cielo un ruido, semejante a una fuerte ráfaga de viento, que resonó en toda la casa donde se encontraban. Entonces vieron aparecer unas lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos” (Hch 2, 2-3). Este es el hecho que celebramos y recordamos cada año en la fiesta de Pentecostés; visualizamos el impacto del gran “ruido” que atrajo a las multitudes que visitaban Jerusalén; imaginamos la sorpresa y quizá también la confusión inicial de los apóstoles y discípulos reunidos, probablemente en oración, esperando el momento de la llegada del Paráclito prometido.“Yo les enviaré lo que el Padre prometió. Por eso quédense en la ciudad hasta que sean revestidos con la fuerza que viene desde el cielo” (Lc 24, 49); “(…)pero les digo la verdad: les conviene que yo me vaya. Si no me voy, no vendrá a ustedes el Defensor, pero si me voy, lo enviaré a ustedes” (Jn 16,7).

Al imaginar la escena, siento que me habría gustado estar allí y vivir esa experiencia. En esa disposición, acudí a nuestra “Jornada de Pentecostés”*. Estaba sediento, expectante y dispuesto a recibir el Espíritu Santo prometido; pero no escuché “ruido”, ni vi lenguas de fuego; solo tuve la certeza de su presencia, que quedó en mi corazón, como lo hizo hace tiempo con Nicodemo: “El viento sopla donde quiere: tú oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Lo mismo sucede con todo el que ha nacido del Espíritu” (Jn 3, 8).

A partir del relato de Pentecostés, recuerdo también a Elías cuando el Señor le dijo: “Sal y quédate de pie en la montaña, delante del Señor”. Entonces, sopló un viento huracanado que partió las montañas y resquebrajó las rocas. Después, hubo un terremoto y se encendió un fuego. Cuando se oyó el rumor de una brisa suave, Elías salió y se quedó de pie a la entrada de la gruta. Entonces le llegó una voz, que decía: “¿Qué haces aquí, Elías?” (Cf. 1Re 19, 11-13).

Estas Palabras me llevaron a hacer silencio para poder escuchar el “susurro” del Espíritu Santo, que me dijo: “¿Qué esperas? ¿Por qué esperas?… si estoy cada día presente, siempre desciendo aunque no me veas; siempre, disponible para ti, siempre dispuesto a guiarte, siempre atento para escucharte, siempre deseoso de enseñarte”. Lo dijo Jesús: “Cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará hasta la verdad plena. Porque no hablará por su cuenta, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará el futuro” (Jn 16, 7-13). 

Siento que esto me mostró el Espíritu Santo: 

Estoy siempre dispuesto a revelarme en tu corazón, porque soy la presencia de Dios en el mundo, porque Pentecostés es todos los días. Porque Pentecostés es cada momento de amor que enciende el corazón de los discípulos, como sucedió con los de Emaús.

Cada encuentro que tienes con mi contraparte que habita en el hermano es Pentecostés.

Cada nueva luz en tu camino es Pentecostés.

Cada necesidad del encuentro eucarístico es Pentecostés.

Cada reunión comunitaria es Pentecostés.

Cada paciente que acude a tu consultorio es Pentecostés.

Cada oración personal y comunitaria es Pentecostés.

Cada rincón, cada esquina de la ciudad en tu camino y lo que te revela… es Pentecostés.

La vida, tu vida, es Pentecostés.

Gracias, Señor, por descubrir el misterio, por mostrármelo, por abrir mi corazón al Pentecostés de cada día, de cada instante.

Dr. Héctor Merino S.

Quito – Ecuador

*En los Centros pastorales del Movimiento de la Palabra de Dios, en Pentecostés se realiza un encuentro en donde se anuncia la Palabra, se ora y se celebra la Eucaristía en comunidad.

Te puede interesar...
Caminos de Vocación y Misión

La voluntad de Dios para nuestra vida no es un mapa oculto que tenemos que descubrir, sino uno por trazar. Discernir el proyecto de Dios se vuelve vital: muchas veces […]

Organizaciones motivadas por ideales

Cecilia lidera un equipo de trabajo desde hace más de diez años. Este es el testimonio de la búsqueda para darle a su empresa una identidad fundada en el desarrollo […]

Naufragios Mortíferos

Para los refugiados, cruzar el Mediterráneo en un bote de madera es una forma de escapar de la muerte. Al hablar de inmigrantes o refugiados algunos se refieren a ellos […]

La alegría de la vida y la tristeza de la muerte

¿De dónde sale la vida?, ¿de dónde viene y a dónde va?  Al hablar de la vida humana, la fe puede ayudarnos a responder una serie de preguntas porque la […]

“El futuro es nuestro, el futuro es de Dios.” Benedicto XVI

Resulta significativo que el Papa emérito, unos días antes de presentar su renuncia haya hecho esa declaración. Cuando para él todo era incierto, pudo afirmar con valentía: “El futuro es […]

Las absolutizaciones

ANUNCIO.- Cuando las ideas, nuestro querer o la belleza se “disfrazan” de Dios.* Aveces queremos aprovecharnos de Dios y esperamos que Él quiera lo mismo que nosotros deseamos o esperamos. […]

La misión de acompañar

La cercanía de alguien que nos oriente en el camino de la fe es fundamental para sostener la opción por la vida que Dios nos propone. Un aspecto fundamental del […]

Un cíber apóstol

El quinceañero en su corto tiempo de vida, utilizó las nuevas tecnologías para transmitir la belleza del evangelio Carlo Acutis era un adolescente italiano de estos tiempos. Vital y bromista, […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión