Soplo de vida

UN CAMINO DE LA ESCLAVITUD A LA LIBERTAD, DEL SUFRIMIENTO A LA ALEGRÍA Y DE LA MUERTE A LA VIDA.

Volver a respirar
Vivir la Cuaresma es anhelar ese aliento de vida que el Padre no deja de ofrecernos en el fango de nuestra historia. Dios nos salva de que se apague la fe, se enfríe la caridad y se cancele la esperanza. Él libera de esa “asfixia” de la que muchas veces no somos conscientes porque nos hemos acostumbrado a respirar un aire cargado de falta de esperanza, tristeza y resignación, aire sofocante de pánico y aversión. Cuaresma es el tiempo para volver a respirar, para abrir el corazón al aliento del Único capaz de transformar nuestro barro en humanidad. 

Una historia de amor
Dios, que no pierde nunca la esperanza, nos lleva a vivir según el amor verdadero como Él, a traspasar la resignación y los caprichos de nuestro ego susceptible y perezoso. Si el amor se pierde, la vida cristiana se vuelve estéril, se convierte en un cuerpo sin alma, una moral imposible, un conjunto de principios y leyes que hay que mantener sin saber por qué. La vida cristiana es una historia de amor con Dios. Si, al menos una vez al día, confesamos al Señor nuestro amor por Él, si nos acordamos de decirle “te amo, Señor, Tú eres mi vida”, no nos conformaremos con una vida cristiana de rutina, sin impulso, sin entusiasmo y con poca memoria de lo que el Padre ha hecho en nosotros.

Vivir un amor gratuito
El Dios de la vida aguarda una respuesta de vida; el Señor del amor espera una respuesta de amor. El Señor toma la iniciativa gratuitamente y ninguno de nosotros puede vanagloriarse de tener una invitación exclusiva; ninguno es un privilegiado con respecto a los demás, pero cada uno es predilecto ante Dios. De este amor gratuito, tierno y único, nace y renace siempre la vida cristiana. 

El amor vencedor
Cuaresma es un tiempo para despojarnos de aquello que nos aísla, encierra y paraliza y así hacer todo el bien que podemos generar. Cuando el corazón no se dilata, se cierra. Y, cuando todo depende del yo –de lo que me parece, de lo que me sirve, de lo que quiero–, se acaba siendo una persona rígida y mala, que reacciona de mala manera por nada. Dios es lo contrario del egoísmo, de la autorreferencialidad. Delante de las injusticias sufridas, Él responde todavía con un amor mayor. Mientras que sufre a causa de nuestros “no”, continúa bendiciendo a aquel que hace el mal. Porque así hace el amor; porque solo así vence al mal.

Francisco

TIEMPO PARA DECIR “NO”
•“No” a la asfixia del espíritu por la polución que provoca la indiferencia.
•“No” a la contaminación de las palabras vacías y sin sentido.
•“No” a la crítica burda y rápida, a los análisis simplistas que no logran abrazar la complejidad de los problemas humanos.
•“No” a la asfixia de una oración que nos tranquilice la conciencia, de una limosna que nos deje satisfechos, de un ayuno que nos haga sentir que hemos cumplido.

Fuente: ZENIT, 15 de octubre de 2017.

Publicado en la Revista Cristo Vive Nº 211 (MAR-ABR 2018)

Te puede interesar...
El idioma de Jesús

Los últimos hablantes de arameo que viven en la Argentina luchan para que su lengua no desaparezca. “Talitá, kum” (Niña, levántate), le dice en arameo el sacerdote iraquí, de rito siriano […]

La familia que elegí

Podés descargar este artículo aquí -> La familia que elegí

¿Y ahora qué?

La voluntad de Dios para nuestra vida no es un mapa oculto que tenemos que descubrir, sino uno por trazar, afirma la autora de “Caminos de vocación y misión”*. Lucas […]

Con fe y paciencia se heredan las promesas. (cf. Heb 6,12)

Como cristianos, en esta época, se abre un tiempo de esperanza, el Adviento. Es la ocasión de prepararnos para recibir al Salvador: “Jesús toca nuestro corazón buscando dónde habitar”, asegura […]

Un manantial de bienes

Cualquiera que ahonde en la naturaleza del Rosario descubrirá la eficacia de esta oración. Esta forma de orar es sumamente agradable a la Virgen. Mientras más meditamos su naturaleza íntima, […]

Esclavos en el mar

En pleno siglo veintiuno, la esclavitud es moneda corriente: miles de trabajadores marítimos de altamar sufren abusos que les provocan hasta la muerte. Cada año mueren entre dos mil y […]

Tiempo de Decisiones

La juventud es una etapa para decidir y optar por sí mismo y preguntarle a Dios: “Señor, qué necesitas de mi?” La juventud es un período de paso, no definitivo, […]

“Compartir la Palabra nos va convirtiendo en comunidades santas y misioneras”. Francisco (Cf. Gaudete et Exsultate, 142)

EDITORIAL.- Hace más de 2000 años nació la Iglesia con la venida del Espíritu Santo sobre la primera comunidad cristiana. Pasaron los siglos y cabe la pregunta: ¿en dónde radica […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

WhatsApp
+54 9 11 6660 8269

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión