Transformar el temor en confianza

El miedo muchas veces es necesario para preservar la vida; sin embargo, también puede paralizarnos.

No  teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma” (Mt 10, 28). Esta cita bíblica que se centra en el temor es muy propia del momento que estamos viviendo. Estamos asustados y temerosos, sentimos constantemente que tenemos que defendernos del virus que nos amenaza; pero el Evangelio nos dice: “No teman”. Allí está la confianza que debemos tener en el Señor, porque él está por encima de todo.

El miedo, una forma de cuidarnos

El miedo es algo muy propio del ser humano. Nos acompaña desde el principio de la Creación, como podemos leer en el libro del Génesis. El hombre no fue creado para morir, aun cuando se pudiera pensar que las circunstancias que estamos viviendo en la actualidad demuestran lo contrario. La muerte en sí misma es consecuencia del pecado, y el pecado significa la muerte del alma. A esto sí hay que tenerle miedo, a perder nuestra alma. 

Ese temor de los primeros tiempos de la Creación, en este sentido, nos ha permitido defender la vida hasta nuestros días, considerando por ejemplo los progresos que se hicieron en la medicina. Pero también el temor puede paralizarnos y no dejarnos crecer, como cuando tenemos miedo de ser nosotros mismos, de expresarnos con libertad; en ese sentido, estamos negando nuestra vida. 

Cuando nos sentimos en peligro, le reclamamos a Dios que nos proteja, como lo hizo el profeta Jeremías, cuando todavía no había cumplido veinte años: “Hasta mis amigos más íntimos acechaban mi caída” (Cf. Jer 20, 10-13). Pero Jeremías era una persona que vivía intensamente la vocación profética, porque confiaba en Aquel que estaba por encima de la muerte: “Sé de quién me he fiado”. 

Vivir en la gracia de Dios nos saca de la muerte.

Pero sí, hay algo que está rondando la muerte del alma, y es el relativismo reinante en nuestra cultura. Existe una sutil red de indiferencia, de burla implícita y de desprecio frente a Dios. Pareciera que, para muchos, da lo mismo que Dios exista o no. 

Sin embargo, a nosotros nos toca transformar el miedo en confianza porque como dice san Pablo en la carta a los romanos: “Si la falta de uno solo provocó la muerte de todos, la gracia de Dios y el don conferido, por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, fueron derramados mucho más abundantemente sobre todos” (Cf. Rom 5, 12-15).

Una vida santa

Hoy tenemos una invitación a vivir en la gracia de Dios que nos saca de la muerte y nos impulsa a vivir santamente la vida. Sobre todo, nos proyecta a vivir en la eternidad, en la plenitud de la vida que hemos recibido. Creo que tenemos que pedirle a Dios esta gracia. Y al mismo tiempo, porque eso también nos preocupa, pedir por la creación de la vacuna que necesitamos. El avance de la medicina en este sentido es el que nos sacaría del miedo humano que tenemos. 

Pidámosle al Señor la confianza de Jesús y de María, porque muchas cosas vienen a través de María, como ocurrió en Caná: “su súplica, a través de Jesús, todo lo consigue”*. 

Padre Ricardo, MPD

Publicado en la Revista Cristo Vive Nº 225 (NOV-DIC 2020)

Te puede interesar...
Los misterios de la Navidad

En esta celebración, la alegría, el amor y la paz vuelven a nacer en nuestros corazones. •“Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado” (Is 9,5)  Cada […]

Una nueva economía

Vivir las decisiones económicas en forma egoísta no solo es inmoral, sino también malo para la economía. Cada vez es más evidente que no deberíamos pensar la esfera económica como […]

Un manantial de bienes

Cualquiera que ahonde en la naturaleza del Rosario descubrirá la eficacia de esta oración. Esta forma de orar es sumamente agradable a la Virgen. Mientras más meditamos su naturaleza íntima, […]

Estrategias del mal espíritu

Santa Teresa, Maestra del combate espiritual Cuando el demonio no puede hacer que el orante caiga en pecado, dirigirá todas sus artimañas para robarle la serenidad, pero huye de las […]

La misericordia provoca un cambio de raíz en nuestra convivencia social.

Este lema convocó a los miembros del Movimiento de la Palabra de Dios en las Jornadas de la Civilización del amor que se realizaron durante el mes de octubre. Estos […]

Una Casa Entregada

Mariana y Federico le ofrecieron sus búsquedas familiares a Dios y descubrieron todo su cuidado. En enero de 2015 participamos como servidores de una Convivencia de verano. Teníamos muchas inquietudes […]

Nuevos desafíos mundiales

La Organización de las Naciones Unidas presenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el período 2016 – 2030, entre ellos, responder ante el desplazamiento masivo de población, el cambio climático y […]

Emprendedores con una misión

Dos jóvenes fundaron una productora de contenidos audiovisuales para artistas católicos con el anhelo de convertirla en su fuente de trabajo cotidiano. Una tarde de marzo, los fundadores de Aguas […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión