Transformar el temor en confianza

El miedo muchas veces es necesario para preservar la vida; sin embargo, también puede paralizarnos.

No  teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma” (Mt 10, 28). Esta cita bíblica que se centra en el temor es muy propia del momento que estamos viviendo. Estamos asustados y temerosos, sentimos constantemente que tenemos que defendernos del virus que nos amenaza; pero el Evangelio nos dice: “No teman”. Allí está la confianza que debemos tener en el Señor, porque él está por encima de todo.

El miedo, una forma de cuidarnos

El miedo es algo muy propio del ser humano. Nos acompaña desde el principio de la Creación, como podemos leer en el libro del Génesis. El hombre no fue creado para morir, aun cuando se pudiera pensar que las circunstancias que estamos viviendo en la actualidad demuestran lo contrario. La muerte en sí misma es consecuencia del pecado, y el pecado significa la muerte del alma. A esto sí hay que tenerle miedo, a perder nuestra alma. 

Ese temor de los primeros tiempos de la Creación, en este sentido, nos ha permitido defender la vida hasta nuestros días, considerando por ejemplo los progresos que se hicieron en la medicina. Pero también el temor puede paralizarnos y no dejarnos crecer, como cuando tenemos miedo de ser nosotros mismos, de expresarnos con libertad; en ese sentido, estamos negando nuestra vida. 

Cuando nos sentimos en peligro, le reclamamos a Dios que nos proteja, como lo hizo el profeta Jeremías, cuando todavía no había cumplido veinte años: “Hasta mis amigos más íntimos acechaban mi caída” (Cf. Jer 20, 10-13). Pero Jeremías era una persona que vivía intensamente la vocación profética, porque confiaba en Aquel que estaba por encima de la muerte: “Sé de quién me he fiado”. 

Vivir en la gracia de Dios nos saca de la muerte.

Pero sí, hay algo que está rondando la muerte del alma, y es el relativismo reinante en nuestra cultura. Existe una sutil red de indiferencia, de burla implícita y de desprecio frente a Dios. Pareciera que, para muchos, da lo mismo que Dios exista o no. 

Sin embargo, a nosotros nos toca transformar el miedo en confianza porque como dice san Pablo en la carta a los romanos: “Si la falta de uno solo provocó la muerte de todos, la gracia de Dios y el don conferido, por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, fueron derramados mucho más abundantemente sobre todos” (Cf. Rom 5, 12-15).

Una vida santa

Hoy tenemos una invitación a vivir en la gracia de Dios que nos saca de la muerte y nos impulsa a vivir santamente la vida. Sobre todo, nos proyecta a vivir en la eternidad, en la plenitud de la vida que hemos recibido. Creo que tenemos que pedirle a Dios esta gracia. Y al mismo tiempo, porque eso también nos preocupa, pedir por la creación de la vacuna que necesitamos. El avance de la medicina en este sentido es el que nos sacaría del miedo humano que tenemos. 

Pidámosle al Señor la confianza de Jesús y de María, porque muchas cosas vienen a través de María, como ocurrió en Caná: “su súplica, a través de Jesús, todo lo consigue”*. 

Padre Ricardo, MPD

Publicado en la Revista Cristo Vive Nº 225 (NOV-DIC 2020)

Te puede interesar...
El carisma del Movimiento de la Palabra de Dios

En el contexto de los 200 números de Cristo Vive, ¡Aleluia!, presentamos algunos rasgos del carisma de la Obra a la cual pertenece. Nuestra revista, como instrumento de evangelización y […]

Soplo de vida

UN CAMINO DE LA ESCLAVITUD A LA LIBERTAD, DEL SUFRIMIENTO A LA ALEGRÍA Y DE LA MUERTE A LA VIDA. Volver a respirarVivir la Cuaresma es anhelar ese aliento de […]

Una escuela de gracia

La Escuela de Lectio Divina es una propuesta que ofrece el Movimiento de la Palabra de Dios para quienes no participan de los grupos pero desean realizar una experiencia comunitaria […]

“Nosotros somos colaboradores de Dios” (1Cor 3,9)

Con esta publicación de Cristo Vive, ¡Aleluia! nos lanzamos exclusivamente hacia la edición digital de la revista. “En medio de muchas dificultades, con la alegría que da el Espíritu Santo” […]

Tiempo de Decisiones

La juventud es una etapa para decidir y optar por sí mismo y preguntarle a Dios: “Señor, qué necesitas de mi?” La juventud es un período de paso, no definitivo, […]

El compromiso del diezmo

Cuando nos anunciaron el Capital del Señor, sentí en el corazón la propuesta de Dios de diezmar. No entendía mucho y por momentos pensaba que era algo típico de una […]

La esperanza no defrauda

El Adviento renueva la fe y la cercanía con el Niño Dios. El camino de la vida¡El optimismo defrauda, la esperanza no! A veces nos sentimos perdidos ante el mal […]

La cultura del «descarte»

Una crisis ética y antropológica coloca los valores económicos por encima de los humanos. Ante esto, el Papa Francisco enseña que la ecología medioambiental y la ecología humana deben ir […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

WhatsApp
+54 9 11 6660 8269

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión