Un pastor con olor a oveja

Un nuevo beato argentino. el testimonio del Cura Brochero nos anima a ofrecer la vida por los demás.

José Gabriel del Rosario Brochero nació en Santa Rosa de Río Primero en 1840. Se formó en el Seminario de Córdoba y en 1869 fue destinado como cura párroco a Traslasierra. Desde las Altas Cumbres, divisando el valle, vio que estaba todo por hacer. Pastor dotado de gran espíritu de sacrificio y extraordinaria caridad pastoral y social, sirvió a la gente más pobre del campo, compartió su vida y promovió en ella la elevación humana y religiosa, especialmente a través de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola.

La devoción del cura Brochero a la Virgen María, con el profundo y cálido título de “mi Purísima”, nos abre a su amor hondo y concreto, muy atento a las necesidades de cada persona. Como la Virgen en las Bodas de Caná, también Brochero supo decir a Jesús: “No tienen agua”, “no tienen educación”, “no tienen caminos”, “no tienen medios para encontrarse como hermanos y comercializar sus productos”. Y él hizo lo que Jesús dijo: ayudó a todos sus contemporáneos a escuchar esa misma voz que abre las cataratas del amor de Dios y que se vuelca en el amor concreto al hermano: abrió escuelas, fue pionero en inagurar un colegio para niñas, proyectó nuevas líneas de ferrocarril… En un esfuerzo conjunto, se construyeron caminos, acequias, diques, telégrafos y la misma Casa de Ejercicios. Durante su breve período en la ciudad de Córdoba, nombrado capellán de la cárcel, Brochero veló con amor de padre por las necesidades físicas y espirituales de sus hermanos privados de libertad.

Él no fue un cristiano triste. Sabía de la alegría que da Jesús y la quería contagiar. Por eso al visitar a la gente en sus casas, les decía: “Aquí vengo a darles música”: era la música de saberse amados por Dios. Hoy la alegría del cielo que nos transmite la beatificación del Padre Brochero le permite multiplicar sus brazos, sus pies, su corazón, a través de cada uno de nosotros y nos invita a ser discípulos misioneros de Jesucristo: ¡qué importante es que, como cristianos, llevemos la caridad en nuestros corazones, como decía Brochero!

Él nos anima, como bautizados, a salir a las fronteras, “de tal manera que la unción llegue a todos, también a las periferias, allí donde nuestro pueblo fiel más lo espera y valora”. A ir hacia los que no conocen el amor de Dios porque no se les ha anunciado o porque la cruda realidad que les toca vivir les habla de que Dios pareciera estar ausente de sus vidas. Él nos invita a compartir con ellos que Dios los ama.

Esta beatificación es un nuevo llamado de Dios para responder a la vocación de la santidad que todos recibimos en el bautismo.

El Papa Benedicto XVI nos recordaba que “los santos no son representantes del pasado sino que constituyen el presente y el futuro de la Iglesia y de la sociedad. Son como las caras de un prisma, sobre las cuales –con matices distintos– se refleja la única luz que es Cristo”.

Los obispos de La Argentina

*N. de la R.: Estracto del mensaje dado en la 105° Asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina.

Publicado en Revista Cristo Vive ¡Aleluia! Nº 189 (SEPT-OCT 2013)

Te puede interesar...
Naufragios Mortíferos

Para los refugiados, cruzar el Mediterráneo en un bote de madera es una forma de escapar de la muerte. Al hablar de inmigrantes o refugiados algunos se refieren a ellos […]

Un santuario viviente

Esa es la gracia que experimentan los hermanos del Movimiento que se movilizan y convocan durante un día entero en el mes de agosto para celebrar a María.  Desde la […]

Otra propuesta para las “previas”

«Antes de una salida, muchos adolescentes se encuentran para tomar alcohol. Dos de ellos, en cambio, se escaparon de la fiesta y decidieron otra cosa». En la ciudad en donde […]

La voz del «pastor»

¿Cómo distinguir la inspiración de Dios de la sugerencia del maligno? Una voz clara El Señor nos llama por nuestro nombre porque nos ama. En el pasaje del Buen Pastor […]

¿Qué es la oración?

Los encuentros con Dios son valiosos porque nos desbordan de amor. El tesoro del hombre cristiano no está en la tierra, sino en el cielo. Por esto, nuestro pensamiento debe […]

Consumos desmedidos y desiguales

La contaminación ambiental y la distribución arbitraria de los alimentos son dos de los grandes desafíos que enfrenta la humanidad.  La situación de emergencia planetaria que provocó la transmisión del […]

El triunfo de la Vida

Celebrar la Pascua es volver a creer que Dios irrumpe en la historia y renueva nuestra esperanza. Enmudecidos ante la cruz El peso del silencio ante la muerte del Señor […]

“He abierto delante de ti una puerta que nadie puede cerrar”. Apoc 3, 8

El versículo del Apocalipsis que citamos continúa diciendo: “… porque a pesar de tu debilidad, has cumplido mi Palabra sin renegar de mi Nombre”. Esto nos indica que el Señor […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

WhatsApp
+54 9 11 6660 8269

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión