El desafío de ser comunidad

Cuando el “yo” se transforma en “nosotros”.

El deseo de compartir la vida con otros está inscripto en nuestro interior desde niños. Durante el proceso de crecimiento esto suele plasmarse en la experiencia de la amistad, con grandes alegrías y otras tantas desilusiones.

Ya en la vida adulta, solemos querer reproducir ese anhelo en los ámbitos en que uno se mueve: en las relaciones afectivas, en el trabajo, en el servicio, etc. Pensamos que si existe el sentimiento de amistad habrá entendimiento, será un ambiente vital y todo funcionará muy bien. Pero, lamentablemente no siempre es así.


La cuestión se enmaraña cuando queremos trasladar el deseo de la amistad a la vida comunitaria de fe, porque esta experiencia exige un auténtico salto en el modo de ver y afrontar las cosas. Requiere una nueva mentalidad: pensar “en nosotros” y salir del propio yo, de sentirnos el centro del mundo.


A menudo sucede que al participar de una comunidad de fe experimentamos la acogida, el ser ayudado, el amor, y entramos en la lógica del servicio recíproco, del compartir, escucharse y estimarse unos a otros. Si esto no sucede, es fácil que alguien abandone y se vaya de la comunidad, tal vez decepcionado por los demás. 


La prevalencia de la “lógica del nosotros” es posible cuando gracias a la experiencia gratuita del amor de Dios se tiene el coraje de enfrentarse con los propios límites, admitirlos y aceptarlos para volver a empezar. Solo si acepto lo propio y comparto con los demás mis aspectos negativos, podré aceptar que también los otros tienen sus falencias, que justamente muchas veces, provocan desilusiones en mí. Si esto no ocurre, habitualmente nos escandalizamos de los errores de los otros y caemos fácilmente en la murmuración.

El don de la vida comunitaria

La comunidad es un pilar en el camino de la santidad, enseña Francisco. “Es muy difícil luchar contra la propia concupiscencia y contra las asechanzas y tentaciones del demonio y del mundo egoísta si estamos aislados. Es tal el bombardeo que nos seduce que, si estamos solos, fácilmente perdemos el sentido de la realidad, la claridad interior, y sucumbimos”.1


Pero también tenemos que saber que construir y vivir la experiencia comunitaria nunca es algo simple, más allá del sentimiento de la amistad. En el camino del cristiano también existen otros pilares: el soportarse mutuamente, la paciencia, la ternura, la alegría, el sentido del humor, la audacia, el fervor y la oración constante. “La comunidad que preserva los pequeños detalles del amor, donde los miembros se cuidan unos a otros y constituyen un espacio abierto y evangelizador, es lugar de la presencia del Resucitado que la va santificando según el proyecto del Padre”.2

1 y 2.Cf. Gaudete et exultate 140-145.
Fuente: Adaptado de Una lotta da vivere in comuitá por David Maloberti, Revista Rinnovamento nello Spirito Santo, Nº 12 -2019, p.22.

Publicado en la Revista Cristo Vive ¡Aleluia! – Julio 2022

Te puede interesar...
Jornadas de Pascua online

¡No hay pandemia que detenga el caudal de gracia que tiene la fe del Pueblo de Dios que se reúne en su Nombre! Nada detiene el anuncio de la Buena […]

¿Quién quiere ser misionero?

Esta fue la pregunta que movió el “sí” del Padre José María Aguirre a sus once años y que hoy, a los setenta, volvió a responder en su partida repentina […]

Un pequeño país africano

El testimonio de un misionero en las periferias de África. Pese a haber leído muchísimo, no sabía nada sobre la República de Malawi. Según el Programa Mundial de Alimentos de […]

“El hombre es un proyecto de Dios”

Como ser creado por Dios, el hombre existe porque Dios así lo ha querido. Cuando el ser humano olvida su identidad más profunda, su condición de creatura, sin lugar a […]

Por más igualdad

Ana y su equipo de trabajo apostaron a crear un espacio virtual orientado exclusivamente a personas con discapacidad. Siempre me llamó la atención cómo en la Palabra aparecen tantas personas […]

Tiempos de confusión

Frente a los devastadores sucesos mundiales, Dios nos invita a poner nuestra libertad al servicio de los otros.  La cultura de nuestro tiempo está marcada por lo relativo a lo […]

«Yo los haré pescadores de hombres» Mc 1,17

Cuando Jesús vio a unos trabajadores en la orilla del lago, los sorprendió diciéndoles qué haría de ellos. Eran simples pescadores que, al escuchar la voz del Maestro, “inmediatamente dejaron […]

Pentecostés: El abrazo del Padre con sus hijos

Podés descargar este artículo aquí -> Pentecostés: El abrazo del Padre con sus hijos

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

WhatsApp
+54 9 11 6660 8269

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión