El pesebre humano

Cada año, cuando nos acercamos a la Navidad, los medios de comunicación y la sociedad nos proponen vivir este tiempo tan importante de manera superflua. El Príncipe del mundo se disfraza de ángel de luz. Ante esta invitación, los cristianos nos dejamos llevar, ponemos poca o nula resistencia. Algunos queremos vivir el nacimiento del Niño Jesús de manera diferente. Nos disponemos frente al misterio de nuestra Salvación, que da inicio con la consulta del ángel a María y toma vida con el hermoso acontecimiento en Belén. En esta época, recordamos y revivimos el suceso extraordinario que supera todo lo que podemos pensar y expresar. Jesús nace, Dios se hace carne en el Hijo, y su deseo constante es vivir en cada uno de nosotros.

El Evangelio de Lucas narra que José y María llegan a Belén. José, al darse cuenta de que el nacimiento de Jesús se acerca, sale a buscar un lugar para que nazca su hijo, pero nadie los recibe. Solo queda una gruta deshabitada que sirve de resguardo para algunos animales. El sitio escogido es el pesebre, el más pobre y sencillo. El Rey de este mundo, quiere llegar como el más pequeño.

Jesús desea volver a nacer en nosotros y toca nuestro corazón buscando dónde habitar. Pacientemente espera, porque la puerta solo se abre desde adentro. Quiere volver a quedarse en mi interior, en el tuyo y en el de toda persona; necesita que lo invitemos a pasar y que nos dispongamos a recibirlo, que la semilla que sembró en nuestras vidas se multiplique infinitamente. Jesús, cual grano de trigo, entregó todo su ser para que pueda fructificar en cada uno.

Jesús toca nuestro corazón buscando dónde habitar.

Este es el inicio del proceso de “cristificación” que nos conduce al lugar que pensó nuestro Señor para nosotros. Pretende que lo dejemos re-nacer, solo pide a cambio silencio y disponibilidad, muy poca cosa frente a la inmensa riqueza que nos ofrece. Él realizará el resto, dulce y paulatinamente hará que disminuyamos para que pueda crecer en nosotros, y de esta manera logrará que desaparezcamos en la inmensidad de su amor.

Dejémonos llevar por el impulso que condujo a los Reyes Magos a viajar de lejanas regiones solo para encontrarlo, contemplarlo y adorarlo. Como no tenemos ni oro, ni incienso, ni mirra, podemos ofrecerle nuestra pobreza y corazón dispuesto. Si dejamos que Jesús nos guíe y convierta en su pesebre humano, un día podremos llegar a “ser” como el sarmiento, que da frutos en abundancia.

Dr. Héctor Merino
Quito – Ecuador

Te puede interesar...
Consumos desmedidos y desiguales

La contaminación ambiental y la distribución arbitraria de los alimentos son dos de los grandes desafíos que enfrenta la humanidad.  La situación de emergencia planetaria que provocó la transmisión del […]

Responder a un llamado

NOTA.- El desafío de construir una profesión al servicio de la evangelización. La gran incógnita de qué ser cuando seamos grandes nos acompaña durante la niñez pero se vuelve concreta […]

Tres T: Trabajo, Techo y Tierra

“La mejor inversión es crear oportunidades”, dijo Francisco. Diálogo y encuentro Estas dos palabras son el camino para buscar mejores oportunidades y son en sí mismas un logro para valorar […]

«Yo los haré pescadores de hombres» Mc 1,17

Cuando Jesús vio a unos trabajadores en la orilla del lago, los sorprendió diciéndoles qué haría de ellos. Eran simples pescadores que, al escuchar la voz del Maestro, “inmediatamente dejaron […]

Cuidador y guardián

El hombre designado para incorporar a Jesús en la sociedad de modo legal. Cuando la gracia de Dios elige a alguien para alguna misión especial, le concede todos los dones […]

La casa de Dani

No podía edificar su casa por sus propios medios, pero con la ayuda de la comunidad hoy tiene una vivienda propia. Me llamo Daniela y vivo en Villa María, Córdoba. […]

Las absolutizaciones

ANUNCIO.- Cuando las ideas, nuestro querer o la belleza se “disfrazan” de Dios.* Aveces queremos aprovecharnos de Dios y esperamos que Él quiera lo mismo que nosotros deseamos o esperamos. […]

La alegría de la vida y la tristeza de la muerte

¿De dónde sale la vida?, ¿de dónde viene y a dónde va?  Al hablar de la vida humana, la fe puede ayudarnos a responder una serie de preguntas porque la […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

WhatsApp
+54 9 11 6660 8269

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión