La Palabra de Dios me convirtió

Cuando nuestra mentalidad se configura con la del Maestro.

Recuerdo hace un tiempo atrás que mi fidelidad hacia la Palabra de Dios era selectiva. Había situaciones de mi vida, pensamientos, ideologías que apoyaba, que no eran alcanzadas por su luz. Hasta justificaba las contradicciones para maquillarlas un poco. 

Pero esto me generaba malestar. Experimentaba un profundo anhelo de pertenecerle completamente al Señor y oraba con insistencia una petición: “Señor, yo quiero ser tuyo, quiero que tu Palabra cubra mi vida en su totalidad. Quiero que todo lo mío te pertenezca, que reines en mis pensamientos”.

“La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de doble filo: ella penetra hasta la raíz del alma y del espíritu …” (Heb 4,12). Ciertamente lo es, soy testigo y doy fe de esto. 

Un día pude ver todo con claridad. Me encontré cuestionando mis ideologías culturales y políticas. Me hice muchas preguntas: “a quién sigo y le soy fiel”, “a quién le pertenezco y quién es mi Señor”, “en qué criterios me apoyo”. En ese momento advertí que una venda cayó de mis ojos y se abrieron mis oídos. Descubrí que esto fue el fruto de un proceso interior que llevó un gran tiempo de oración, lucha interior, entrega, diálogos pastorales, confesiones y adoraciones eucarísticas. 

Lloré por mi infidelidad, por mi negación, por el daño que causé a mi alrededor al defender ideologías humanas que me causaron división con Dios, conmigo mismo y con los demás. Lamenté tanta confusión, el engaño, el pecado. 

Pero Dios, que es ternura y misericordia, me recibió con los brazos abiertos, sin cuestionarme nada, me puso un anillo en mi dedo, sandalias en mis pies y me convidó con el ternero engordado para celebrar juntos un paso más en mi proceso de conversión (Cf. Lc 15, 22-23).  

“Señor, Tú lo sabes todo, sabes que te quiero…” (Jn 21,17). Gracias por llamarme, así como soy, a tu encuentro, por transformarme con tanto amor, dulzura y paciencia. Quiero ser tuyo Señor. Seguí moldeándome a tu manera. Amén. 

Javier Calzada
Centro Pastoral Castelar
Prov. de Buenos Aires

Publicado en Revista Cristo Vive ¡Aleluia! Nº232 – Abril 2022

Te puede interesar...
Un pastor con olor a oveja

Un nuevo beato argentino. el testimonio del Cura Brochero nos anima a ofrecer la vida por los demás. José Gabriel del Rosario Brochero nació en Santa Rosa de Río Primero […]

De cobardes a valientes

Los “megáfonos” del Espíritu Santo  Desde Pentecostés, los apóstoles ya no son hombres “solos”; experimentan esa especial sinergia que los hace descentrarse de sí mismos y decir: “nosotros y el […]

“Si vivimos animados por el Espíritu, dejémonos conducir también por él”.

Han pasado más de 2000 años del primer Pentecostés y gracias al impulso misionero que recibieron los apóstoles, la Iglesia que constituyó Jesús, aún hoy proclama la fe de Dios […]

San José, hombre justo y obediente.

En medio de la adversidad generalizada en la que vivimos, tenemos la alegría de llegar una vez más a nuestros lectores. Si bien el desconcierto marcó el transcurso del año, […]

La esclavitud actual

La discriminación hace posible que un hombre pueda someter a otro. Una práctica actual El tráfico de seres humanos, la explotación con fines laborales o sexuales, la servidumbre por deudas, […]

Un manantial de bienes

Cualquiera que ahonde en la naturaleza del Rosario descubrirá la eficacia de esta oración. Esta forma de orar es sumamente agradable a la Virgen. Mientras más meditamos su naturaleza íntima, […]

Crear lugares de trabajo digno

Laura descubrió una vocación orientada a cambiar las condiciones de esclavitud laboral. “Ocuparse” era la palabra que me repetía constantemente mientras viajaba hacia casa después de renunciar al trabajo en […]

Estrategias del mal espíritu

Santa Teresa, Maestra del combate espiritual Cuando el demonio no puede hacer que el orante caiga en pecado, dirigirá todas sus artimañas para robarle la serenidad, pero huye de las […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

WhatsApp
+54 9 11 6660 8269

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión