Los misterios de la Navidad

En esta celebración, la alegría, el amor y la paz vuelven a nacer en nuestros corazones.

•“Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado” (Is 9,5) 

Cada 25 de diciembre, se renueva el misterio de la Navidad: nace también para los hombres de nuestro tiempo este Niño que trae la salvación al mundo; nace llevando alegría y paz a todos. Nos acercamos al pesebre conmovidos para encontrar, junto a María, al esperado de los pueblos, al Redentor del hombre. Contemplemos con María el rostro de Cristo: en aquel Niño envuelto en pañales y acostado en el pesebre (Cf. Lc 2, 7) es Dios que viene a visitarnos para guiar nuestros pasos por el camino de la paz (Cf Lc 1, 79). María lo contempla, lo acaricia y lo arropa, interrogándose sobre el sentido de los prodigios que rodean el misterio de la Navidad.

• Un misterio de alegría 

En esa noche los ángeles cantan: “Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que Dios ama” (Lc 2, 14). Han anunciado el acontecimiento a los pastores como “una gran alegría, que lo será para todo el pueblo” (Lc 2, 10). Alegría, incluso estando lejos de casa, la pobreza del pesebre, la indiferencia del pueblo, la hostilidad del poder. Misterio de alegría a pesar de todo, porque “hoy les ha nacido, en la ciudad de David, un Salvador” (Lc 2, 11). De este mismo gozo participa la Iglesia, inundada hoy por la luz del Hijo de Dios: las tinieblas jamás podrán apagarla. Es la gloria del Verbo eterno, que, por amor, se ha hecho uno de los nuestros.

• Un misterio de amor 

Amor del Padre, que ha enviado al mundo a su Hijo unigénito, para darnos su propia vida (Cf. 1 Jn 4, 8-9). Amor del “Dios con nosotros”, el Emmanuel, que ha venido a la tierra para morir en la Cruz. En el frío pesebre, en medio del silencio, la Virgen Madre, con presentimientos en el corazón, siente ya el drama del Calvario. Será una lucha angustiosa entre la luz y las tinieblas, entre la muerte y la vida, entre el odio y el amor. El Príncipe de la paz, nacido hoy en Belén, dará su vida en el Gólgota para que en la tierra reine el amor.

• Un misterio de paz 

Desde la gruta de Belén se eleva hoy una llamada apremiante para que el mundo no caiga en la indiferencia, la sospecha y la desconfianza…. Los creyentes de todas las religiones, junto con los hombres de buena voluntad, que abandonen cualquier forma de intolerancia y discriminación, están llamados a construir la paz, a detener la inútil espiral de ciega violencia, a apagar los siniestros destellos de conflictos, que pueden ser evitados con el esfuerzo de todos. En África, carestías devastadoras y luchas intestinas agravaron las condiciones, ya precarias, de pueblos enteros. En Latinoamérica, en Asia y en otras partes del mundo, donde crisis políticas, económicas y sociales inquietan a numerosas familias y naciones, ¡que la humanidad acoja el mensaje de paz de la Navidad!

San Juan Pablo II

N. de la R.: Mensaje de Navidad, Roma, diciembre 2002. 

Te puede interesar...
Emprendedores con una misión

Dos jóvenes fundaron una productora de contenidos audiovisuales para artistas católicos con el anhelo de convertirla en su fuente de trabajo cotidiano. Una tarde de marzo, los fundadores de Aguas […]

Proyecto Raquel y Esperanza

«Dos espacios promovidos por la Iglesia se ponen al servicio de quienes eligieron abortar y sufren las secuelas de haberlo hecho».  Sin distinción de edad ni condición social, muchas mujeres […]

“Les di una tierra de abundancia para que se alimenten de sus frutos”.

NOTA EDITORIAL.- “Al principio Dios creó el cielo y la tierra (…). Entonces Dios dijo: ‘Que exista la luz’. Y la luz existió” (Gen 1, 1-3). Estas son las primeras […]

De cobardes a valientes

Los “megáfonos” del Espíritu Santo  Desde Pentecostés, los apóstoles ya no son hombres “solos”; experimentan esa especial sinergia que los hace descentrarse de sí mismos y decir: “nosotros y el […]

Soplo de vida

UN CAMINO DE LA ESCLAVITUD A LA LIBERTAD, DEL SUFRIMIENTO A LA ALEGRÍA Y DE LA MUERTE A LA VIDA. Volver a respirarVivir la Cuaresma es anhelar ese aliento de […]

«La tumba vacía desconcierta a los incrédulos».

En un mundo en el que los sucesos sociales y ambientales parecen hablar de muerte, “celebrar la Pascua es volver a creer que Dios irrumpe en la historia”, afirma Francisco […]

Salir de los viejos hábitos

Luego de “tocar fondo”, una joven pudo emprender el camino de regreso en la vida de la fe. Cuando conocí a Dios, Él llenó mi vida de bendiciones. Comencé a […]

Encuentro de carismas

Todo lo que hace el Espíritu Santo entre los fieles, siempre trae aire de renovación en la vida eclesial. “Los distintos Movimientos se identifican como tales en cuanto encuentran reconocimiento […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión