Resucitó el crucificado

Muchos fragmentos bíblicos dejan al descubierto la divinidad de Jesús y nos invitan a ser testigos de una vida resucitada.

• El cadáver es un cuerpo sin vida y en el sepulcro estaba el cuerpo muerto de Jesús. Nos dice Juan como testigo de la resurrección de Jesús: “En el lugar donde lo crucificaron había una huerta y en ella, una tumba nueva, en la que todavía nadie había sido sepultado” (Jn 19, 41-42). Los sumos sacerdotes y los fariseos se reunieron y se presentaron ante Pilato para cerciorarse de que el sepulcro no pudiera ser falseado (Cf. Mt 27, 62-64). “Y Pilato les respondió: ahí tienen la guardia, vayan y aseguren la vigilancia como lo crean conveniente. Ellos fueron y aseguraron la vigilancia del sepulcro, sellando la piedra y dejando allí la guardia de soldados” (Mt 27,66). 

• En el momento en que el cuerpo de Jesús se mueve y recupera la vida, se produce una conmoción general en la tierra y en el cielo. Esto lo rememoramos en el libro El Rosario de los 7 días. Jesús no se quitó el lienzo y el sudario ni empujó la piedra para salir. Los soldados romanos en guardia quedan desvanecidos por el estampido de Vida Nueva. El cielo también se conmueve: los ángeles pliegan los lienzos, corren la piedra y les anuncian la Resurrección a María Magdalena y a los apóstoles. 

• Y nos dice san Pedro, en su carta primera, que el Señor anuncia la redención a los muertos antes que a los vivos: “Jesús fue a hacer su anuncio a las personas que estaban prisioneras en el lugar de los muertos: a los que se resistieron a creer cuando Dios esperaba pacientemente, en los días en que Noé construía el arca” (1Ped 3,19).

• En un documento de los primeros tiempos de la Iglesia, se enseña lo siguiente: “Jesús va a buscar a nuestro primer padre [Adán] como si este fuera la oveja perdida. Él, que es al mismo tiempo Dios e Hijo de Dios, va a liberar de sus prisiones y de sus dolores a Adán y a Eva” y, a partir de ellos, a todos los justos (los santos) del Antiguo Testamento: Abraham, Moisés, los Profetas y muchos más.

• Pablo, hablando a la comunidad de Colosas, les da esta semblanza del resucitado: “Él es la imagen del Dios invisible, el Primogénito de toda la Creación. Él existe antes que todas las cosas y todo subsiste en Él. Es también la Cabeza del Cuerpo, es decir de la Iglesia. Él es el Principio, el Primero que resucitó de entre los muertos, a fin de que Él tuviera la primacía en todo, porque Dios quiso que en Él residiera toda la Plenitud. Por Él quiso reconciliar consigo todo lo que existe en la tierra y en el cielo, restableciendo la paz por la sangre de su cruz” (Col 1,15.17-20). 

• El Señor nos pide, en la Iglesia y en el carisma discipular del Movimiento de la Palabra de Dios, que seamos testigos de una vida resucitada. Que nuestra vida ilumine la de los demás con nuestro testimonio. No podemos callar lo que año tras año vivimos en el Cirio Pascual de la Noche Santa.

Padre Ricardo

Fragmentos de la homilía ofrecida el domingo de resurrección 2019.

Publicado en la Revista Cristo Vive Nº 221 (MAR-ABR 2020)

Te puede interesar...
Un Apóstol mariano

Son inimaginables los frutos que puede dar una vida ofrecida en generosidad para la evangelización del mundo. En 1944, un joven era ordenado sacerdote mientras el templo donde se realizaba […]

La comunidad herida

Los celos, las envidias y cierta idea de superioridad lastiman nuestra vida comunitaria. En el libro de Ezequiel, capítulo 37, se describe una visión un poco particular, impresionante, pero capaz […]

Construir puentes de solidaridad

Una comunidad educativa se animó a salir hacia los necesitados para dar a conocer la alegría de la vida con Jesús. «La alegría del Evangelio llena el corazón y la […]

La ancianidad… Un desafío para la profesión médica

NOTA.- La cultura actual presenta estilos de vida que centran la mirada en la eficiencia y la utilidad, a los que considera modelos dignos de ser vividos. La palabra “anciano” […]

Un manantial de bienes

Cualquiera que ahonde en la naturaleza del Rosario descubrirá la eficacia de esta oración. Esta forma de orar es sumamente agradable a la Virgen. Mientras más meditamos su naturaleza íntima, […]

Contemplación de la cruz

MEDITACIÓN.- Sus pies que hicieron santo el suelo que pisaron, sus pies que abrieron caminos, que hicieron fértiles los desiertos, que guiaron a multitudes. Los pies que caminaron con los […]

El tiempo de la salvación

Ha comenzado un tiempo de gracia, para detenerse y contemplar el amor que Jesús donó en la cruz por cada uno de nosotros. Cuando el Señor manifiesta: “Yo he visto […]

Tiempo de bienaventuranzas

Después de más de medio siglo de una guerra que dejó miles de muertos y enormes daños materiales, la pacificación de Colombia plantea inquietudes históricas: ¿cómo manejar la justicia, el […]

Visitanos
24 de Noviembre 1212 (CABA)

Llamanos
+54 11 4931 8388

Escribinos
[email protected]

Donaciones
tu aporte sostiene
nuestra misión